El Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de la Comunidad atendió el pasado año a 4.794 ejemplares, lo que supone un incremento del 74% frente al 2014. 

Así lo ha señalado el viceconsejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Miguel Ángel Ruiz, durante la presentación del balance de actividad del 2015 a los representantes de asociaciones y organismos relacionados con el medio ambiente.

El incremento de ingresos, ha subrayado el viceconsejero, se explica por el aumento de controles –más de 1.100 el pasado año frente a unos 250 en 2014- para el seguimiento de enfermedades transmisibles al ganado o al ser humano desde la fauna silvestre, como la leishmaniosis; a una primavera muy seca y cálida que potenció la cría de la avifauna y multiplicó los accidentes de aves por caídas de nidos; y a los ingresos de varios lotes de aves de pequeño tamaño procedentes de decomisos e incautaciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Los datos señalan que el mayor número de ingresos en el CRAS correspondió a aves de distintas especies (2.728 ejemplares), seguidos por los mamíferos (977), reptiles (624) y aves rapaces (425). En el caso de estas últimas, el centro cuenta con un programa específico de toma de muestras y análisis para el control y seguimiento de la cría en cautividad con aves de cetrería.

El personal del centro también realizó el pasado año un total de 224 necropsias para certificar la causa más probable de la muerte de ejemplares de fauna silvestre encontrados en el medio natural, una actividad realizada en colaboración con las policías locales, agentes forestales y el cuerpo del SEPRONA de la Guardia Civil y que aporta información para determinar si las causas de la muerte de los animales analizados puede deberse a algún hecho constitutivo de infracción administrativa o delito penal.

Formación para la conservación del Medio Ambiente

El centro también tiene una faceta formativa, y desde su puesta en marcha ha recibido a cerca de 150 personas entre voluntarios y alumnos de planes de formación vinculados a la conservación del medio ambiente, desarrollados en colaboración con instituciones educativas como las universidades Autónoma, Rey Juan Carlos, Alcalá de Henares o Alfonso X.

El CRAS, que abrió sus puertas en 2010, está especializado en la atención de la fauna silvestre tanto autóctona de la región como exótica y cuenta con unas instalaciones de más de 51.000 metros cuadrados. En sus cinco años de actividad, ha acogido a cerca de 17.000 ejemplares de fauna silvestre, la mayoría aves (60%) y reptiles (21%). La cita de hoy, a la que estaban invitados los responsables de asociaciones conservacionistas como Grefa, Ecologistas en Acción o SEO-Birdlife, también ha incluido un recorrido por las instalaciones para conocer los distintas actividades que se desarrollan en el centro.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de