Estas publicaciones recogen los datos obtenidos tras el estudio de la evolución de los bosques a través de diversos parámetros que permiten conocer cuanto crecen, tanto a nivel individual como de masa, que estructura presentan, su distribución espacial y su evolución a lo largo del tiempo.

En este nuevo ciclo del Inventario Forestal Nacional, se han introducido parámetros nuevos que ofrecen una perspectiva del estado de la biodiversidad forestal. Entre ellos están la presencia de especies amenazadas o invasoras, el conocimiento de la madera muerta (uno de los cinco depósitos que definen el estado de sumidero de los bosques frente al CO2 atmosférico y hasta ahora poco conocido), o la presión de los grandes herbívoros a través de la medición del ramoneo de las plantas.

Para ello, en las publicaciones se incluye un estudio sobre los usos del suelo, analizando la distribución forestal y no forestal; la evolución de la masa forestal y  las formaciones forestales arboladas en cada una de las Comunidades Autónomas.

También se ofrece información sobre la biodiversidad forestal de cada una de las regiones, el estado fitosanitario del monte arbolado; la valoración económica de la superficie forestal; la biomasa arbórea y la fijación de carbono; así como la propiedad de la superficie forestal y la protección del medio, analizando la Red Natura 2000 y los Espacios Naturales Protegidos.

La actual metodología permite adaptar la información a los nuevos condicionantes demandados por la sociedad y los organismos internacionales que solicitan información actualizada como Forest Europe y el informe quinquenal de la FAO sobre la evaluación de los recursos forestales en el mundo.

Cantabria

Esta Comunidad Autónoma, con un total de 531.000 hectáreas, cuenta con una superficie forestal que cubre más del 68% del territorio, muy por encima del 55% de la media estatal. Sin embargo, el territorio dedicado al uso agrícola supone el 26% de la superficie, un porcentaje bastante inferior al 42% de la media del territorio español.

Por otra parte, los porcentajes de superficie pertenecientes a uso artificial (ciudades, carreteras, minería…), con un 4,06% del territorio y al agua, con el 1,01%, son en ambos casos superiores a la media estatal situada en el 2,42% y el 0,78%respectivamente.

Desde el último informe Forestal, realizado hace una década, hasta la fecha,  la superficie arbolada en Cantabria se ha incrementado en un 21%, mientras que la superficie desarbolada ha disminuido un 10%. Estas variaciones se traducen en un crecimiento de la superficie forestal provincial del  6%, pasando de 359.458 a 363.793 hectáreas.

Ha aumentado especialmente el número de árboles pequeños, el futuro de los bosques, que ha pasado de cerca de 183 a 202 millones. También crece, aunque en pequeña proporción, tanto el número de árboles mayores, como su volumen, siendo actualmente de 141 millones de árboles con 27,5 millones de metros cúbicos.

Murcia

La Región de Murcia tiene una superficie total de más de 1.100.000 hectáreas, de la cual el 45% corresponde a uso forestal, frente al 55% de media estatal. El uso agrícola con un 49,41% es superior a la media nacional, establecida en el 42,05%, al igual que el uso artificial, que en Murcia supone el 5,08%, frente a la media de 2,42%.

Evolución de la masa forestal

La superficie forestal de la Región de Murcia ha aumentado desde la realización del último Inventario Forestal Nacional, en más de 25.000 hectáreas, desde las 486.019 hectáreas de hace aproximadamente 10 años, a un total de 511.293 hectáreas, un incremento del 5%.

Este aumento se ha reflejado a su vez, en el monte desarbolado total, que se ha incrementado en un 15%, mientras que el monte arbolado denso ha sufrido una disminución del 6% de superficie, pasando a formar parte del monte arbolad ralo o al monte con arbolado disperso.

Por especies, la evolución en la Región viene marcada por las coníferas, que suponen el 92%de los árboles presentes en los montes murcianos, que han aumentad en número en un 8%, mientras que el volumen con corteza lo ha hecho a un ritmo cuatro veces más elevado, lo que indica la evolución de estas especies hacia masas más maduras, que aumentan en porte.

En cambio, las especies frondosas que suponen el 8% de los árboles murcianos, presentan aumentos similares en número de árboles y volumen, entre el 21 y el 24%. También se incrementa el número de árboles de pequeño tamaño, que asciende en un 5% frente al 3% de las coníferas, factores que caracterizan masas más jóvenes y de menor porte.

Asturias

Según los datos de este cuarto Inventario Forestal Nacional, del más del millón de hectáreas de superficie del Principado de Asturias, casi  el 73% corresponde al uso forestal, muy por encima del 55% de media estatal.

Aproximadamente una cuarta parte del territorio (24,7%) está dedicada al uso agrícola, siendo este porcentaje muy inferior a la media del territorio español, situada en el 42%. Sin embargo, el porcentaje de la superficie correspondiente al uso artificial (ciudades, carreteras, minería…),  que supone el 2,27% del territorio de la CCAA, se encuentra muy próximo a la media estatal, situada en el 2,42%.

Evolución de la masa forestal

Desde la realización del tercer inventario, hace aproximadamente una década, hasta el actual, la superficie forestal en Asturias ha permanecido muy estable, con un aumento inferior al 1%, pasando de 764.597 hectáreas  a 770.549 hectáreas. Lo mismo puede decirse del total del monte arbolado y desarbolado, dado que ambos han sufrido variaciones pequeñas en porcentaje.

Sin embargo, la cantidad de árboles y el volumen de madera de las especies arbóreas presentes en los montes asturianos, se han incrementado entre un 24 y un 29% con respecto al último inventario. Este crecimiento, frente al mantenimiento de la superficie forestal, denota una densificación de las masas forestales existentes, que tienden a formar masas maduras.

Islas Baleares

Las islas Baleares tienen una extensión total de 498.000 hectáreas, que se reparten entre Mallorca y Cabrera, con el 78% de la superficie, Menorca con el 14%, Ibiza el 11% y Formentera el 22%. La superficie forestal supone el 44% del total provincial, aunque en Menorca, Ibiza y Formentera este porcentaje supera el 52%, muy cercano  a la media estatal del 55%.

La superficie forestal en las islas, asciende a  cerca de 221.000 hectáreas. De estas, sólo 35.000 hectáreas son desarboladas, correspondiendo la mayoría a zonas arboladas.

Evolución de la masa forestal

La superficie forestal de las islas desde el último inventario hasta el presente, ha disminuido un poco más del 1%, al contar hace aproximadamente 10 años con 223.600 hectáreas  y en la actualidad con 220.786 hectáreas. En concreto el monte arbolado denso gana 7.500 hectáreas, mientras que el monte arbolado ralo y el de arbolado disperso pierden más del 30% de superficie, lo que lleva a la conclusión de que estas últimas superficies se han densificado.

En cuanto al número de árboles por islas, corresponde el 68% a Mallorca, y Cabrera, el 16% a Ibiza, el 15% a Menorca y el 1% a Formentera. Entre los dos últimos inventarios se constata que las coníferas aumenta su volumen (+20%) a un ritmo mucho mayor que su número (+4%), mientras que las frondosas crecen aproximadamente al mismo ritmo tanto en número como en volumen.

El Inventario Forestal Nacional, junto con el Mapa Forestal de España, la Red de Daños en los Bosques y el Inventario Nacional de Erosión de Suelos, son los programas que tiene el Ministerio para estudiar el seguimiento de los terrenos forestales a nivel estatal.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de