Oceana, la organización internacional de conservación marina, manifiesta su indignación respecto  a la decisión tomada esta tarde en la 15ª Conferencia de las Partes de no incluir 31 especies de corales rojos y rosas en el Apéndice II de la Convención Internacional de Comercio de Especies Amenazadas (CITES). Ricardo Aguilar, director de Investigación de Oceana Europa, afirma: "Este es un ejemplo más de cómo CITES falla a la hora de proteger especies marinas amenazadas. Los corales rojos y rosas se recolectan cada vez más por la creciente demanda de la joyería y el mercado de souvenirs. Sin embargo, no han recibido la protección comercial prometida en la última Conferencia de CITES, hace más de dos años y medio".

Adquilar advierte de que "la recolección y el comercio no regulados y virtualmente sin gestionar de estas 31 especies les están conduciendo a la extinción. La captura de coral rojo y rosa ha caído más de un 80% en los últimos 50 años. Se trata claramente de un fallo de CITES en la protección de algunos de los organismos marinos más pequeños. La decisión de hoy sienta un terrible precedente para las futuras propuestas de CITES sobre especies marinas".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de