La Comisión ha pedido a la FAO desarrollar una estrategia de implementación del Plan de Acción y garantizar la movilización de recursos financieros suficientes para su aplicación, en particular en apoyo de los países en desarrollo.

Conservar los recursos genéticos forestales es vital para el futuro

Las estimaciones sobre el número de especies de árboles que hay en el mundo oscilan entre 80.000 y 100.000. Los ecosistemas forestales son refugios esenciales para la biodiversidad, y el 12% de los bosques del mundo están dedicados principalmente a la conservación de la diversidad biológica.

La contribución de bosques y árboles para afrontar los retos presentes y futuros de la seguridad alimentaria, la mitigación de la pobreza y el desarrollo sostenible depende de la disponibilidad de una valiosa diversidad entre y dentro las especies de árboles. La diversidad genética es necesaria para garantizar que los árboles forestales pueden sobrevivir, adaptarse y evolucionar en condiciones ambientales cambiantes. A la vez, mantiene la vitalidad de los bosques y proporciona resistencia a presiones como las plagas y enfermedades.

Además, se necesita la diversidad genética para los programas de selección artificial, mejora genética y domesticación para el desarrollo de variedades adaptadas y para fortalecer los aspectos útiles. En muchos países, las perspectivas de desarrollo sostenible en las zonas rurales se verán muy influenciadas por el estado de la diversidad de los ecosistemas y especies forestales.

Áreas prioritarias para la acción

Los esfuerzos para gestionar de forma sostenible los recursos genéticos forestales a nivel nacional e internacional deben basarse en información sólida y coherente. Los informes de los países sobre el estado de los recursos genéticos forestales desarrollados según las directrices de la FAO son la principal fuente de información comparable. También son la base para la identificación de áreas prioritarias para la acción.

Estas áreas prioritarias incluyen la mejora de la disponibilidad, y el acceso, a la información sobre los recursos genéticos forestales, el desarrollo de la estrategia mundial de conservación, el uso sostenible, el desarrollo y la gestión de los recursos genéticos forestales, el establecimiento y revisión de las políticas pertinentes y los marcos legales para integrar las principales cuestiones relacionadas con la gestión sostenible de los recursos genéticos forestales, y el fortalecimiento de la capacidad humana e institucional.

El Plan Mundial de Acción propuesto está ahora pendiente de su aprobación final por la Conferencia de la FAO, que se celebrará en Roma en junio de 2013.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de