Citando declaraciones del Sr. Vella, Brunner ha añadido: “¿Las cuotas de atún rojo no se determinan políticamente?, ¿puede el oro no ser extraído sin cianuro?, ¿tiene Malta menos infracciones de las directivas de naturaleza que Alemania (qué hay de ajustar por el tamaño del país)?, ¿la Directiva de Aves debe ser revisada porque está siendo interpretada en los Tribunales, como cualquier otra ley? No creo que podamos sentirnos tranquilos en modo alguno por su comparecencia”.

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, añade: “Las Directivas de Aves y Hábitats nos brindan una oportunidad única en España. Tenemos un patrimonio natural de inmensa riqueza, evidenciada por la Red Natura 2000 más importante del continente. Tanto en España como en Europa tenemos que ser diligentes y valientes en el uso de los fondos europeos y la aplicación de las directivas: invertir en el conocimiento y aplicar los mejores modelos de gestión del territorio; crear empleo verde con apoyo a las muchas actividades económicas compatibles con la conservación; divulgar los valores de nuestros tesoros naturales; ser absolutamente férreos en su defensa; y acabar con determinadas ayudas en sectores como la agricultura, el agua, el transporte y la energía que incentivan su destrucción. Es el momento de pisar el acelerador en materia de biodiversidad en Europa. Pero en su audiencia de ayer, el Sr. Vella parecía más bien querer pisar el freno o incluso dar marcha atrás.”

Por su parte, Angelo Caserta, director de BirdLife International en Europa y Asia Central, concluye: “Nadie espera a un nuevo comisario que esté a la altura de toda la cartera desde el primer momento, pero por lo menos debería demostrar ambición y determinación para hacer frente a las cuestiones ambientales. Vella falló claramente en este frente. Además, Juncker ha ignorado esencialmente la petición del sector ambiental y los europarlamentarios –empezando por su presidente, Sr Schulz– para asignar la sostenibilidad a uno de sus vicepresidentes. Juncker y Vella deben recibir este mensaje alto y claro: no podemos apoyar esta Comisión”.