La semana pasada se encontró el cadáver de un juvenil de águila imperial con lesiones evidentes de muerte por disparo en la zona de Rehuelga (término municipal de Benalup-Casas Viejas, Cádiz). El ejemplar presentaba una herida importante en el ala izquierda donde se han aislado 53 perdigones.

Este joven de águila imperial nacido en Madrid el año pasado, fue retirado del nido tras un episodio de cainismo. A continuación se reincorporó a otro nido tras aplicar a la pareja un programa de alimentación suplementaria. SEO/BirdLife participó activamente en todas estas actuaciones y en el seguimiento de la cría.
 
Los programas de alimentación suplementaria, así como otras actuaciones de conservación suponen una inversión importante de recursos humanos y económicos. Según Sara Cabezas, coordinadora del programa de conservación del águila imperial de SEO/BirdLife, “se realizan grandes esfuerzos para garantizar la recuperación de la especie y no es admisible que todo ello se eche por tierra por la actitud negligente de algunos integrantes del colectivo cinegético”.

Los casos de aves rapaces tiroteadas que ingresan en los Centros de Recuperación de Fauna no son ocasionales, lo que significa que la Administración no está abordando este problema de una manera eficaz. Por otra parte, hace varias décadas que el águila imperial se extinguió como reproductora en La Janda debido precisamente a la persecución de la especie, y tras este caso, SEO/BirdLife quiere recalcar que la amenaza no ha cesado y sigue constituyendo un riesgo para su supervivencia en esta zona.

SEO/BirdLife solicita a la Administración que tome las medidas necesarias para poner fin a esta amenaza y que realice una investigación exhaustiva de cada caso para encontrar a los responsables. Además, SEO/BirdLife considera fundamental que la Federación Española de Caza se implique y desarrolle una labor pedagógica de sensibilización y concienciación entre sus federados para evitar este tipo de incidencias.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de