La Representación Permanente del Perú ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) realizó hoy una sesión extraordinaria con el objetivo de dialogar entorno a los desafíos de la COP21. 

Para tal efecto, se contó con el coauspicio de la Misión Observadora de Francia ante la OEA y la participación especial del Ministerio del Ambiente del Perú, a través del Viceministro de Desarrollo Estratégico, Gabriel Quijandría.

Una vez inaugurada la sesión del Consejo Permanente, el presidente de la misma dio la palabra al Representante de Perú ante la OEA, Juan Francisco Jiménez Mayor, quien agradeció el espacio que la OEA brinda para este diálogo y que demuestra que las Américas tienen un compromiso firme con el planeta y el hemisferio. “En la COP21 el mundo no puede darse el lujo de fracasar, buscamos un acuerdo vinculante y aplicable a todas las naciones para remplazar el Protocolo de Kyoto. Para ello requerimos decisiones globales urgentes en mitigación, adaptación y gestión del riesgo de desastres”, señaló.

Afirmó también que las consecuencias del cambio climático se están haciendo cada día más evidentes. “Ya existen pérdidas económicas por arriba de los 300 mil millones de dólares y para el 2050 los costos económicos del cambio climático serán del 5% del PBI en cada nación de América. Además, 14 de los 15 años con mayor índice de temperatura en el planeta en los últimos 130 años se han dado entre el 2000 y el 2015. Y así también son ya 690 millones de niños que viven bajo la amenaza de los efectos del cambio climático: 530 millones viven en zonas de inundaciones y 160 en zonas de severa sequía”, resaltó.

Seguidamente el Viceministro Gabriel Quijandría manifestó durante su presentación que la preocupación sobre la adaptación es una preocupación que compete a la humanidad. “Somos nosotros quienes debemos adaptarnos y no la tierra, pues el clima está devolviéndonos la factura frente de lo hecho y tenemos poco tiempo para reivindicarnos”, sostuvo. Destacó también que el reto frente al cual estamos en París es lograr un acuerdo que sea universal, y con reglas de aplicación a largo plazo que direccionen correctamente la ambición, definan metas como sociedad global y nos involucren a todos hacia renovados y mayores esfuerzos. “El acuerdo de la COP21 de debe ser dinámico, permitiendo cambios en función del avance de la tecnología y las decisiones políticas actuales y futuras”, refirió.

El Viceministro del MINAM realizó también una descripción histórica de los avances de este proceso. Desde la COP17 de Durban hasta la última COP20 de Lima, donde se preparó el camino para las Contribuciones Nacionales (iNDC) que cambian el enfoque con un nivel de abajo hacia arriba, donde cada país toma la iniciativa. “Hay que recordar que muchos de los efectos del cambio climático tienen la característica de umbral, donde no hay vuelta  atrás para reparar los daños que produzca. Por todo ello países, sociedad civil y sector privado deben asumir que esta nueva visión de desarrollo, que reconoce la importancia del clima, es superior a aquella que no lo contempla y carece de futuro”, concluyó.

Es importante destacar también la intervención de Jean Mendelson, embajador itinerante de la República Francesa para el clima para América latina y el Caribe, quien señaló que la iniciativa de convocar a los gobernadores al inicio de la COP21 tiene como objetivo permitirles a ellos dictar la línea política que los negociadores emplearán. Por otro lado, denominó a la COP21 como una Conferencia Ambiental y Promotora de Paz Mundial. 

“La historia nos ha enseñado que el uso masivo de carbón y petróleo es finalmente un acelerador de conflictos. Entonces, cuando descarbonizamos nuestras economías también contribuimos a la seguridad y a la paz”, señaló

Intervino también Bernard Francou, experto glaciólogo francés; y cada uno de los representantes permanentes de los países miembros de la OEA, quienes coincidieron en invocar al mundo a alcanzar un ambicioso y vinculante acuerdo climático global en la próxima COP21.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de