La directora de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, Ana Leiva, participará hoy en Barcelona, junto al director de Oceana en Europa, Xavier Pastor, en el acto de presentación de resultados de la campaña de OCEANA para el estudio y caracterización de los fondos marinos de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco.

Esta campaña se enmarca en el acuerdo entre la Fundación Biodiversidad y OCEANA que tiene por objeto documentar y proponer espacios marinos de interés de especial interés o vulnerabilidad para que sean protegidos, según informó hoy Oceana.

Durante la campaña se han recorrido más de 3.000 millas marinas y se han realizado inmersiones en unos treinta lugares. Con la ayuda de un robot submarino y un equipo de buceadores se han observado fondos hasta los 350 metros de profundidad, donde se han encontrado bosques de coral amarillos, campos de esponjas, comunidades de estrellas plumosas o corales blancos de aguas frías, entre otros.

El catamarán “Oceana Ranger” zarpó el 1 de junio del puerto de Vigo con un equipo de científicos y fotógrafos submarinos para investigar los fondos marinos de las cuatro comunidades autónomas del Cantábrico con el fin de ahondar en el conocimiento de los fondos marinos y recoger información sobre las especies y hábitats más vulnerables o en peligro.

La expedición comenzó su itinerario en los fondos gallegos frente a la isla de Ons, la Costa de la Muerte, las islas Sisargas y la ría de Ribadeo. Los científicos recorrieron además las aguas asturianas frente al Cabo de Peñas, Cudillero o Ribadesella, y las cántabras entre Suances y Santander, y el Cabo de Ajo. En el País Vasco estudiaron el Cabo de Machichaco, la Ría de Urdaibai, Mutriku o el Cabo Higer, entre otros.

En lo que se refiere al Cantábrico, OCEANA considera que si bien la reciente declaración de El Cachucho como área marítima protegida o la creación de la reserva marina de Los Miñarzos, en Galicia, han aumentado ligeramente la superficie protegida en el Atlántico -Nordeste y el Cantábrico, “aún estamos muy lejos de cumplir con los compromisos internacionales”.

En las convenciones de Oslo y París se acordó que, para la protección del medio marino del Atlántico Nordeste, en 2010 cada país ribereño tendrá que haber presentado un listado de espacios protegidos para la creación de una red internacional. Además, el Convenio de Biodiversidad de Naciones Unidas exige la protección de, al menos, el 10 por ciento de la superficie marina para 2012.

Ante esta situación, OCEANA cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad para realizar campañas de investigación que permitan incrementar el conocimiento de los fondos marinos españoles e impulsar la creación de nuevas áreas protegidas. En la actualidad, el área marina protegida en Europa no llega al 0,5 y en España es inferior al 0,1 por ciento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de