El estudio, que publica la revista Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom, analiza las diferencias de tamaño corporal de las tortugas bobas (Caretta caretta) capturadas mediante diferentes tipos de palangres de superficie en el Mediterráneo. Los resultados sugieren que las diferencias en el tipo de aparejo utilizado tiene un efecto sobre las tasas de captura y selectividad en el tamaño corporal de las tortugas, siendo los palangreros de superficie que se dirigen al atún blanco, y que utilizan anzuelos más pequeños, los que capturan ejemplares más pequeños pero en  mayor cantidad; mientras que los palangres que utilizan anzuelos más grandes, tienden a capturar ejemplares de mayor tamaño pero en menor cantidad.

“Este hecho es importante, ya que tasas desproporcionadas de mortalidad debidas a la pesca en ciertas clases de edad (por extensión de ciertas tallas) pueden afectar a las poblaciones de tortugas marinas, ya que cada clase de edad contribuye de manera diferente a la dinámica de la población”, explica José Carlos Báez, investigador del Centro Oceanográfico de Málaga del IEO y autor del estudio. “Es muy importante tener en cuenta el tipo de aparejo (y sus tasas particulares de captura) cuando se diseñan planes para la gestión de las poblaciones de especies de tortugas marinas”, añade Báez. Este estudio se enmarca dentro de la línea de investigación centrada en las capturas accesorias y biología de tortugas marinas iniciada hace 30 años en el Centro Oceanográfico de Málaga del IEO, que ha generado numerosas publicaciones y dos tesis doctorales.

El estudio se enmarca en los proyectos GPM-4 y PNDB y ha contado con la colaboración del sector. “Estamos muy agradecidos a los capitanes y pescadores que han facilitado el acceso de los observadores a los barcos”, señala Báez. Colaboración sin la cual no hubiese sido posible realizar este trabajo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de