Proteger a los elefantes

En la conferencia de la CITES, los países rechazaron las propuestas que se presentaron ante la Cop 17. En la primera de ellas, Namibia y Zimbabue pedían abrir el mercado internacional de su marfil. Otras propuestas, por el contrario, hacían un llamamiento para que las poblaciones de elefantes de Botswana, Namibia, Sudáfrica y Zimbabue subiesen al Apéndice I. Ante esto, Ginette Hemley, Jefe de la Delegación de WWF en CITES, hizo la siguiente declaración:

"Desde WWF consideramos muy acertadas las decisiones tomadas en CITES sobre elefantes ya que ninguna de las propuestas ofrecían una protección adicional a los elefantes. Por el contrario, los países reunidos en CITES han centrado sus esfuerzos en cerrar los mercados nacionales de marfil y en fortalecer los Planes de Acción Nacionales para el Marfil. Ambos temas clave para acabar con el tráfico ilegal de esta especie".

“Las decisiones tomadas el día de hoy acaban con la probabilidad de reanudar el comercio de marfil de elefantes, y establece el camino para que el mundo se una a los esfuerzos para acabar con el tráfico ilegal de marfil.

La población de elefantes Africanos está descendiendo en todo el continente debido a la caza ilegal para obtener su marfil. Abrir cualquier posibilidad de comerciar de forma legal el marfil de elefantes, como se pretendía con la propuesta de Namibia y Zimbabue, hubiese complicado los esfuerzos de conservación de esta especie”.

Pero tampoco la propuesta de subir las cuatro poblaciones de elefantes Africanos al Apéndice I hubiese significado avances importantes para la conservación, ya que hubiera supuesto que países como Namibia se hubieran acogido a la figura "en reserva". De esta manera estarían exentos de las regulaciones de CITES para los elefantes y podría haber reanudado el comercio legal de marfil sin ninguna supervisión de este convenio internacional. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de