Este estudio ha sido promovido por el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) y en el que han colaborado un grupo de expertos y científicos de máximo nivel del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad de Extremadura.

La Secretaria de Estado ha destacado el valor estratégico del documento presentado, ya que contribuirá a la planificación y desarrollo de los instrumentos para la conservación de la biodiversidad en España y su adaptación al cambio climático en las próximas décadas.  Además ha señalado que este trabajo permitirá alimentar las decisiones y los instrumentos del Plan Estratégico del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y profundizar en los aspectos que relacionan cambio climático y biodiversidad.

Un completo estudio

Este estudio surge de la coordinación de dos direcciones del MARM – la Oficina Española de Cambio Climático y la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal- junto con la Agencia Estatal de Meteorología, que han trabajado conjuntamente en un ambicioso programa de evaluación del cambio climático sobre la biodiversidad en España.

Los trabajos presentados comprenden dos atlas, uno de impactos y vulnerabilidad al cambio climático de la flora y vegetación y otro sobre la fauna española de vertebrados. Ambos sintetizan mediante una colección de fichas para cada taxón los principales resultados del proyecto y recogen en un conjunto de mapas las proyecciones para cada especie de acuerdo a los efectos del cambio climático y su adaptación.

El proyecto se ha completado con un sitio web con el fin de abrir la participación y la colaboración de cualquier experto y garantizar la actualización y el intercambio de información, así como la interpretación de los trabajos y resultados.

Además el proyecto sintetiza las posibles medidas de adaptación aplicables a la lista de taxones de flora y fauna contemplados y las categoriza como medidas de naturaleza jurídica, de conservación in situ y conservación ex situ.

Colaboración con Portugal

Los proyectos se han realizado con el mejor conocimiento disponible sobre proyecciones climáticas para el siglo XXI y sobre la distribución actual de las especies consideradas.

De las especies de flora amenazadas estudiadas, casi la mitad ve drásticamente reducido su territorio de clima  favorable. La reducción que afecta de forma significativa al 20% de las especies forestales es especialmente preocupante en el caso de algunas especies como el pinsapo, el abeto común, la encina, entre otros. Los bosques resistirán mejor cuanto más extensos sean y menos fragmentados estén para su potencial expansión a otras áreas de clima más adecuado en un futuro.

En relación con las especies de vertebrados que existen en España, las proyecciones indican una mayor exposición a contracciones significativas de sus áreas climáticas potenciales y serán más extremas hacia el fin del siglo XXI. Bajo un escenario climático extremo, el 85% de los anfibios, el 67% de los reptiles y los mamíferos, y el 63% de las aves, podrían ver reducida en más de un 30% la superficie de territorio con condiciones climáticas favorables.

La Secretaria de Estado ha anunciado que en un plazo breve verá la luz un trabajo de colaboración, similar al presentado, que se está llevando a cabo entre el MARM y el Ministerio do Ambiente, do Ordenamento do Territorio e do Desenvolvimiento Regional de Portugal para evaluar el impacto del cambio climático en la fauna de vertebrados terrestres de la Península Ibérica. Esta colaboración entre los dos Estados permitirá por primera vez identificar un conjunto de acciones comunes necesarias para minimizar los efectos potenciales del cambio climático sobre la biodiversidad ibérica.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de