Crecimiento en el mundo rural

Numerosos pueblos y comarcas han puesto los recursos naturales en el epicentro de su desarrollo integral, y el paisaje, las aves o los viejos y recuperados caminos han pasado a ser el eje vertebrador del crecimiento en el mundo rural

Conscientes del creciente interés por esos recursos naturales, de que España es uno de los países con más biodiversidad, y del “déficit de naturaleza” que ocasionan los hábitos urbanitas y tecnológicos, administraciones y empresas tratan de rentabilizar esas potencialidades y una tendencia que va mucho más allá del concepto tradicional de “turismo rural”.

Entre las asociaciones que están poniendo el acento en ese elemento diferenciador, en el hecho de que España suma muchos de los mejores lugares del mundo para contemplar y fotografiar aves, están los grupos de desarrollo rural, que durante los últimos treinta años han tejido una auténtica red que vela por los intereses de los pueblos, por fijar su población y por dinamizar sus economías. Detrás de esas asociaciones y grupos de desarrollo local están miles de proyectos que durante las últimas décadas se han puesto en marcha para fomentar el empleo rural, el papel de las mujeres, la accesibilidad a las tecnologías de la información o a la cultura y para reducir la brecha entre el campo y la ciudad.

Y para avanzar en ese ansiado desarrollo rural sostenible, equilibrado, que contribuya a generar empleo y a fijar la población, esas asociaciones han incorporado los recursos naturales a sus planes integrales, y han convertido esos recursos, sobre todo las aves, en el eje transversal del desarrollo.

El prestigio internacional de España 

El británico Martin Kelsey, quien se ha instalado en esta comarca extremeña y ha puesto en marcha una empresa especializada en la atención al creciente número de clientes interesado en la naturaleza y en las aves, ha destacado el “alto perfil” que tienen varias comunidades españolas a nivel internacional como destino para el turismo ornitológico.

Kelsey ha explicado que varias aplicaciones tecnológicas, internet y publicaciones especializadas citan varias comarcas españolas, y entre ellas varias de Extremadura, como lugares privilegiados en el mundo para la contemplación de las aves, y ha observado además que se trata de turistas con un nivel adquisitivo.

Como el resto del turismo en España, el de naturaleza afronta el reto de la “desestacionalización”, aunque en este caso la demanda se concentra sobre todo en la primavera, y el reto de que esos recursos naturales sean apreciados y valorados en España como ya lo son en otros lugares del mundo; muchos pueblos han asumido ese reto.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de