Coincidiendo con la constatación de que la osa Hvala ha salido de la hibernación con dos cachorros tras el avistamiento del pasado sábado de los tres animales en Bossòst, Depana emitió un comunicado en el que reclama a las administraciones competentes, la Generalitat y al Conselh Generau d’Aran en este caso, un compromiso firme y los medios que sean necearios para evitar la extinción definitiva del oso pardo del Pirineo.
Depana denuncia que los Pirineos son el único lugar de Europa donde la convivencia entre las actividades humanas y la presencia del oso aún es un tema pendiente, y recuerda que en la Cordillera Cantabrica, el Trentino, los Abruzzo, Grecia, Suecia y Eslovenia los osos conviven sin problemas con las mismas actividades humanas que se llevan a cabo en el Pirineo.

“La razón principal de este hecho es la falta de gestión durante los últimos doce años. Básicamente, la falta de concertación social y de dotación de recursos económicos y humanos por parte de las administraciones responsables de hacer realmente efectiva la conservación de la especie más amenazada de nuestro país”, señala el comunicado de Depana, en el que agradecen a los colectivos locales araneses que hayan respetado la zona donde ha hibernado la osa Hvala.

En términos similares se expresó ayer el secretario general de Ipcena, Joan Vázquez, quien recordó que hace más de seis meses la Generalitat se comprometió a redactar en ese tiempo un borrador de plan de gestión de los osos, que “aún no ha realizado y que llegaría con doce años de retraso”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de