La Obra Social de Caixa Catalunya ha organizado por cuarta vez un censo simultáneo de ejemplares de buitre negro (Aegypius monachus) en Catalunya, Aragón, Andorra y Francia. Esta actividad se enmarca dentro del proyecto de reintroducción de buitre negro en Catalunya impulsado por Caixa Catalunya y el Departamento de Medio Ambiente y Vivienda de la Generalitat.

La iniciativa contó con la colaboración de GREFA en la recepción, recuperación y traslado de los buitres en liberar así como en su posterior seguimiento mediante emisores vía satélite y terrestre, acción que se lleva a cabo también con la ayuda de Red Eléctrica de España (REE); y con la cesión de ejemplares por parte del Centro de Recuperación de Fauna Los Hornos (Cáceres).

En este último censo se han localizado 13 individuos, todos ellos en el Prepirineo, en el punto de alimentación suplementario de Boumort. En concreto, 4 de ellos son ejemplares de los liberados –entre los años 2007 y 2009– en la montaña de Alinyà, espacio natural de la Obra Social de Caixa Catalunya, 8 más son de los liberados en la Reserva Nacional de Caza de Boumort –entre los años 2008 y 2009– y, el último, es un ejemplar joven que proviene del sur de Francia.

Éste es el cuarto censo simultáneo de buitre negro que se ha hecho en dos años. La iniciativa se lleva a cabo dos veces al año, coincidiendo con las estaciones de primavera y otoño. La idea es mantener esta periodicidad en los próximos años, ya que los buitres liberados hasta el momento recorren con gran fidelidad los diferentes puntos de alimentación existentes.

En cuanto al número de ejemplares localizados, ha aumentado significativamente en estos dos años. En el primer censo, se observaron 5 buitres negros, todos procedentes de liberaciones del proyecto. En el segundo se detectaron 6 individuos, dos de los cuales no eran del proyecto, provenían de Francia. En el tercero, hecho en junio de 2009, el número ya subió a 14 ejemplares, dos de ellos posiblemente procedentes del suroeste de la península.

Según Miquel Rafa, Director del Área de Medio Ambiente de la Obra Social de Caixa Catalunya, “el hecho de encontrar ejemplares procedentes de Francia o de otros lugares de la península confirma la teoría de que han venido atraídos por el efecto llamada de la población puente del Pirineo, que es la que se está reintroduciendo dentro del proyecto”. Por lo tanto, comienza a consolidarse un corredor ecológico transpirenaico dado que, según Rafa, “el buitre negro ya es una especie que se ve de forma habitual en el Pirineo catalán”.

Colaboraron 52 voluntarios

En el censo actual han participado 52 voluntarios distribuidos en 27 puntos de censo –15 puntos de alimentación y 12 puntos de observación– la mayoría en zonas de paso de aves rapaces en Catalunya, Aragón, Andorra y Francia. Los participantes en el recuento han dedicado un promedio de 6,5 horas de observación. Este dato de participación es muy positivo dado que se ha triplicado respecto al primer censo hecho en la primavera de 2008 en el cual colaboraron 17 personas.

El procedimiento para llevar a cabo el censo es no verter comida a los diferentes puntos de alimentación suplementarios durante los días precedentes para facilitar la movilidad de ejemplares y hacer el vertido de recursos tróficos el mismo día del censo por forzarlos a bajar y facilitar la tarea de los observadores.

A pesar de tratarse de un censo con el objetivo de localizar y recontar el máximo número de individuos de buitre negro, también se recogen datos de otras aves rapaces observadas durante la misma jornada. Se contaron 844 ejemplares de buitre leonado (Gyps fulvus), 31 quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), 36 milanos reales (Milvus milvus) y 16 águilas doradas (Aquila chrysaetos). Otras especies detectadas en otros censos son el milano negro (Milvus migrans) y el alimoche (Neophron percnopterus).

Hasta el momento, en el proyecto El retorno del buitre negro a Catalunya, se han liberado 27 ejemplares, de los cuales 25 buitres han sido liberados a través de las instalaciones de aclimatación y 2 buitres negros mediante la metodología de hacking. A finales de verano la Obra Social de Caixa Catalunya y el Departamento de Medio Ambiente tienen previsto liberar un mínimo de 4 nuevos ejemplares.

La recuperación del buitre negro

El buitre negro es un ave rapaz que sufrió una grave regresión desde mediados del s.XIX –cuando desapareció de Catalunya como nidificante– hasta finales del s.XX a lo largo de su área de distribución europea. Durante las últimas dos décadas, ha ido recuperando lentamente sus efectivos, localizados, principalmente, en el cuadrante suroeste de España.

El buitre negro cumple una importantísima función ecológica: la eliminación de los cadáveres localizados durante sus prospecciones diarias. Gracias a la reintroducción de la especie en los Pirineos, podrán, volverse a comunicar genéticamente los diferentes núcleos de población europeos, hecho que será clave para la conservación de la especie a largo plazo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de