El anuncio de que los pescadores industriales europeos han alcanzado ya la cuota de captura de atún rojo asignada para 2010 indica, según WWF, que las flotas sobrepasan la capacidad de pesca. La organización urge a los países implicados a abandonar sus buques industriales lo antes posible, evitando un sistema que está demostrando ser ambiental y económicamente inviable.

Las grandes embarcaciones atuneras de alta tecnología, cuyas enormes redes de cerco rodean bancos de atunes rojos cuando se congregan para desovar, salían a alta mar el 15 de mayo, aunque el mal tiempo evitó las capturas durante los primeros diez días. La temporada tenía previsto finalizar el próximo 15 de junio. Sin embargo, el hecho de que la mayoría de los países hayan alcanzado ya los máximos permitidos ha llevado a un cierre anticipado de la campaña.

Para WWF los buques atuneros no son los apropiados para la pesca

Los cerqueros de la UE han capturado en espacio de una semana la cuota anual de atún rojo en el Mediterráneo. A juicio de WWF, esto prueba que los buques no son apropiados para la pesca de atún rojo, y deja en evidencia que la operación es enteramente insostenible desde un punto de vista ambiental y económico. Los cerqueros franceses han llegado a las 1.456 toneladas a fecha 8 de junio, mientras que España alcanzó las 728 toneladas. En ambos casos, estas cifras suponen casi el 90% de su cuota.

Según Sergi Tudela, responsable del Programa de Pesca de WWF Mediterráneo: "Esta clausura precoz de las pesquerías de cerco europeas no apunta a una recuperación de la especie, sino que pone en evidencia la sobredimensión de las flotas industriales. Los cerqueros son tan "hipereficientes" que no dan una oportunidad a los atunes en el momento del desove, cuando los peces son más frágiles".

En opinión de WWF, el hecho de que estos buques de alta tecnología permanezcan atracados en puerto durante más de 50 semanas al año es un absurdo y demuestra que este tipo de embarcaciones son incompatibles con la pesca de una especie cuyas poblaciones se han visto reducidas en más de un 85% en las últimas décadas. Según WWF, la única razón por la que los armadores pueden permitirse el lujo de sacar sus buques del agua es porque han recibido subsidios europeos por valor de más de 35 millones de euros en los últimos años.

Segi Tudela concluye: “WWF pide una retirada inmediata de los buques cerqueros para la pesca de atún rojo y utilizará todos los recursos a su disposición para presionar a los miembros de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) cuando se reúnan en noviembre en París para poner en marcha el proceso de desguace de los cerqueros industriales”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de