Las apuestas normales iban de los 300 a los 600 euros, aunque en las "peleas del millón" llegaban a alcanzar los 10.000 euros.

La investigación se inició hace aproximadamente un mes, sobre varios integrantes de una asociación cultural constituida para la cría y exportación de gallos de raza combatiente español. Este objetivo legal no puede en ningún caso derivar en peleas con desenlace de muerte o que impliquen crueldad o maltrato a los animales. A pesar de ello, los detenidos organizaban combates entre gallos sometidos a condiciones especiales.

Anfetaminas a gallos

Los animales eran entrenados para lograr un desarrollo físico ideal para la pelea, así como una exacerbada agresividad. Parte de este entrenamiento consistía en la amputación de las crestas y el suministro de sustancias como cafeína, anfetaminas ó estricnina.

Las peleas se celebraban habitualmente durante los fines de semana y participantes de provincias limítrofes se desplazaban hasta un local de Callosa de Segura (Alicante). La entrada al "tentadero" se cobraba a 10 euros y una vez en el interior las apuestas habituales oscilaban 300 y 600 euros. Estas cifras se incrementaban drásticamente en las apodadas "peleas del millón", en las que los participantes podían llegar a jugarse hasta 10.000 euros por combate.

Los investigadores prepararon un dispositivo para acceder a la vivienda en el momento en que se celebraba una de las peleas ilegales. 46 personas han sido detenidas, entre organizadores de las peleas (6) y público participante. En el registro del local, los agentes se han incautado de unos 7.000 euros en efectivo, varios tarros con multitud de espolones de patas pertenecientes a gallos muertos, dos petos para pesar gallos, limas para los espolones, sustancias utilizadas para aumentar la agresividad de los gallos y diversa documentación.

La operación ha sido llevada a cabo por la Brigada Provincial de Policía Judicial – UDYCO de Alicante.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de