Esta cifra supone un incremento del 12,4% respecto a los 225 linces censados en 2009 en el conjunto de la comunidad autónoma y del 148% respecto a los 102 ejemplares de 2002, con lo que se confirma la tendencia general a la recuperación experimentada por el felino en los últimos años. Este anuncio se ha producido durante la jornada inaugural del IV Seminario Internacional sobre la Conservación del Lince Ibérico, encuentro coorganizado por la Consejería de Medio Ambiente en el marco del actual proyecto Life y con el que se pretende debatir las nuevas líneas de actuación para seguir fomentando la conservación de este animal.

Además del número total, las estimaciones realizadas por la Consejería de Medio Ambiente han permitido registrar otros importantes incrementos en las variables poblacionales regionales, tales como el número de hembras territoriales, ejemplares de los que depende en gran medida el potencial reproductor de la especie en libertad. Las hembras asentadas en un territorio y en edad reproductiva han crecido este año hasta las 66, ocho más que el año previo y muy por encima de las 27 contabilizadas en 2002, cuando se consiguieron los primeros resultados del seguimiento mediante fototrampeo. Asimismo, la mejora del éxito reproductor de la especie en el medio natural ha quedado evidenciada con el aumento del número de cachorros, que actualmente se estima en 82 en Andalucía, 13 más que hace un año y 50 más que en 2002. 

Crece la superficie de distribución

Finalmente, la superficie total de distribución de la especie ha crecido hasta situarse en 709 kilómetros cuadrados, cifra que el año pasado se calculaba en 648 kilómetros cuadrados y en 196 al comienzo del período contabilizado. A pesar de ello, este año aún no se ha incluido en los datos de superficie la nueva población de Guadalmellato (Córdoba), formada gracias a una actuación pionera de reintroducción emprendida por la Junta mediante la suelta en la zona de tres parejas procedentes de Sierra Morena y una hembra de Doñana, lo que ha propiciado los primeros fenómenos de conexión natural entre poblaciones, logro crucial para combatir la endogamia y el aislamiento que han comprometido el futuro de la especie. 

Díaz Trillo ha afirmado que la mejora poblacional se ha dejado sentir por igual en ambas zonas. Así, Sierra Morena ha duplicado sus parámetros en los últimos 7 años, incrementando la superficie con presencia de lince en un 72% desde 2004, y mejorando también notablemente el resto de variables poblacionales (120% más de población total, 87% más de hembras territoria-les, y 84% de incremento en el número de cachorros). Por su parte, Doñana parece estar abandonando la crítica situación vivida años atrás, y ha aumentado un 156% la superficie con presencia de linces desde 2004, fenómeno acompañado por un 66% más de población, un 54% más de hembras territoriales, y un aumento del 109% en el número de cachorros.

Seguimiento

Según el consejero, la Junta realiza un seguimiento anual del lince a fin de conocer el estado de las poblaciones y valorar del éxito de las actuaciones de conservación ejecutadas en el contexto del proyecto Life Naturaleza "Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico en Andalucía". En esta línea, ha recordado que, además de la iniciativa pionera de reintroducción llevada a cabo en Guadalmellato, otra actuación destacada ha sido el mantenimiento de 169 convenios de colaboración con propietarios y sociedades de cazadores que permiten realizar actuaciones de gestión del hábitat del conejo y del lince en 180.840 hectáreas de terrenos, además de realizarse en las 3.334 hectáreas de fincas propiedad de la Junta que cuentan con presencia de lince. Por otro lado, los dos machos procedentes de Sierra Morena liberados hasta ahora en Doñana han permitido reforzar genéticamente la población de esta zona obteniendo cachorros de primera generación, de los cuales uno ya tiene al menos otros cuatro de segunda generación cuya confirmación genética se espera en breve.

Ante el éxito de estas actuaciones, el titular de Medio Ambiente ha afirmado que está previsto que este invierno se vuelvan a reintroducir linces en Guadalmellato. Actualmente se está trabajando con cachorros nacidos en cautividad para estudiar su reintroducción en el medio natural, en el caso de superar las pruebas de preadaptación oportunas. Además, en breve está prevista la suelta de ejemplares procedentes de Sierra Morena en la zona de Coto del Rey (Doñana).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de