La organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ha señalado que la red Natura 2000 puede ser una gran oportunidad para España, y ha observado que el país es uno de los 25 "puntos calientes" de la biodiversidad del mundo.

De hecho, España da cobijo a más de 8.000 especies de flora vascular y 142.000 especies de fauna, y alberga más de la mitad de los hábitat de interés comunitario que existen en la Unión Europea y cuya conservación pretende asegurar la red Natura 2000.

Los datos se ponen de relieve en el documento "Análisis de los resultados medioambientales de la OCDE: España 2015" y que supone la tercera evaluación que esta organización internacional realiza de España, tras las efectuados en los años 1997 y 2004.

"La recuperación ofrece oportunidades de fortalecer y simplificar la regulación medioambiental para cimentar un crecimiento, más incluyente y más verde", ha señalado el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en el mismo informe.

Casi el 30 por ciento de la superficie terrestre española y el 8,4 por ciento de sus aguas territoriales (es uno de los porcentajes más altos de la OCDE) están en la actualidad protegidas de algún modo, señala el informe, pero pone también de manifiesto que los métodos de clasificación y designación de las zonas protegidas dependen de las comunidades autónomas, de las cuales alrededor de un tercio no cuenta con plan de ordenación.

Este organismo internacional ha valorado además que las ong estén colaborando con el Gobierno en la designación de espacios Natura 2000 o en el desarrollo de prácticas pesqueras, pero también que España haya sido pionera en el fomento de la colaboración científica internacional en materia de biodiversidad y las alianzas empresariales.

En ese sentido ha citado el premio "Natura 2000" que se dio a España en el año 2012 por los esfuerzos realizados en la promoción de la cooperación bilateral en materia de biodiversidad con Francia y con Portugal.

La OCDE ha analizado en este informe varios ejemplos de iniciativas que se han puesto en marcha para favorecer el crecimiento "verde" y tratar de diversificar la economía más allá de la construcción y del turismo.

Y entre esos casos, cita las oportunidades de empleos verdes que se puso en marcha en Extremadura, donde se presentó un programa formativo de aptitudes para las instalaciones de energía eléctrica, destinado a los trabajadores del sector de la construcción.

Este tipo de programa es una de las iniciativas puestas en marcha en el marco del programa "Empleaverde", financiado en gran parte por la Unión Europea y gestionado por la Fundación Biodiversidad.

Hasta el año 2013, refleja el informe, el programa "empleaverde" -gracias al cual se han puesto en marcha muchas iniciativas en la red Natura 2000 española- había apoyado la creación de 23.000 empresas o líneas de negocio y cerca de 550 empleos directos, y se han formado a unos 55.000 trabajadores para reducir los impactos ambientales de las actividades en sus sectores laborales. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de