Por Félix Toribio

redaccion@ambientum.com

La Sociedad Española para la Conservación y el Estudio de los Mamíferos ha presentado la tercera edición del libro La nutria en España. Veinte años de seguimiento de un mamífero amenazado (2004-06). La publicación muestra la evolución poblacional de esta especie, así como las recomendaciones para su uso y gestión en las diferentes comunidades autónomas de España, en contraposición de las dos ediciones anteriores publicadas 1984-85 // 1994-95 dónde los datos presentados se agrupaban por provincias. Entre las conclusiones más importantes, los autores explican que la nutria está fuera de peligro.

Alicia Villauriz, secretaria general de Medio Rural del MARM. ha subrayado que la nutria ha quedado excluida de las categorías de amenaza y consta sólo como especie protegida que debe ser objeto de una vigilancia periódica del estado de sus poblaciones.

El libro muestra los datos obtenidos en tres muestreos realizados, la problemática de recuperar algunos cauces fluviales del litoral levantino, los casos especiales que sufre la especie en las zonas costeras, el proyecto de recuperación de esta especie en Girona, entre otros temas, que se recogen en diferentes capítulos.

Escasa conciencia ambiental

Esta especie que convive entre la tierra y el agua, durante la década de los 70 sufrió una presión en su hábitat que hizo mermar la población en todos los cauces fluviales donde se podía localizar. Incluso en algunas localizaciones desapareció, debido a diferentes factores, entre otros,  la escasa conciencia medio ambiental que existía por entonces.

Esta falta de preocupación de la población y administrativa, daba como resultado un “vacío legal” en materia de gestión de residuos, donde las empresas podían realizar vertidos desde sus factorías a los cauces españoles, con la consecuente contaminación de las aguas.

Hay que recalcar que este mamífero, es muy susceptible a la contaminación, debido a su permeabilidad cutánea frente  tóxicos y la composición de su dieta, todavía más susceptible a episodios de contaminación.

Su principal fuente de alimento son crustáceos, como el cangrejo ibérico y su símil en el continente americano, el cangrejo rojo, especie exótica introducida en los ríos españoles y que tanta problemática ha producido por los problemas de competitividad frente a las especies autóctonas.

Trayectoria poblacional

Durante las siguientes décadas, los 80 y los 90, la especie consiguió estabilizar sus niveles poblacionales, como consecuencia del cambio conceptual que nuestra sociedad estaba viviendo, incluido entre sus preocupaciones la naturaleza. Lo que propicio la creación de normativas estrictas para los vertidos en ríos, que contemplan una gran cantidad de premisas; como niveles de concentración, temperatura de entrada en el entorno, etc.

Esto ha provocado la mejora en la calidad de las aguas y por tanto la mejora de las poblaciones de crustáceos. Con la siguiente consecuencia positiva para la especie. La nutria podría compararse con el lince ibérico, en cuanto a su relación directa con las poblaciones de conejo y la desaparición de su nicho ecológico, siendo estos unos de los principales factores que hicieron peligrar la especie en la Península Ibérica.

En estos momentos la situación es más que esperanzadora, pues las poblaciones han mejorado en todas las Comunidades Autónomas del país, tal y como se puede extraer de los datos publicados en el libro presentado y siguen desarrollámdose favorablemente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de