“La protección de los recursos naturales no es sólo una necesidad ecológica, sino económica, porque permite la independencia estratégica del país, evita la compra de energías procedentes de países inestables, diversifica la producción y la estabiliza frente a cambios bruscos en los mercados. Europa, y en igual medida España, importa el 80% de la proteína vegetal y el 75% de la energía primaria que necesita”, así comenzaba el discurso de agradecimiento del director de la Fundación Global Nature, Eduardo de Miguel, después de recibir el galardón el pasado 20 de noviembre.

Turismo, agricultura y ganadería

De Miguel afirmaba más adelante que hacía ya veinte años que Global Nature apostó por modelos de desarrollo innovadores en dos pilares económicos fundamentales para España: el turismo y la agricultura. Desde entonces, sus técnicos procuran proyectos para que el sector turístico revierta parte de sus beneficios en conservar el medio natural del que depende su actividad; paisajes, calidad de las aguas y biodiversidad.

Además, continuó Eduardo de Miguel, esta fundación trabaja en Murcia, Canarias y la Comunidad Valenciana con el sector agrario más emprendedor y exportador de toda Europa, estableciendo planes de acción para reducir su dependencia energética.

En su discurso, de Miguel hizo también referencia a la importancia de la ganadería autóctona y extensiva española como vehículo de limpieza de paisajes y prevención de incendios forestales, al mismo tiempo que suponía un ahorro por evitar la importación proteína vegetal para piensos forrajeros.

Biodiversidad como marca “E” de España

“Dado que España alberga casi el 30% de la Red Natura 2000 y la mayor biodiversidad de Europa Occidental”, prosiguió de Miguel, “la biodiversidad debe ser signo distintivo dentro de la marca “E” de España”.

Recientemente la Fundación Global Nature ha estrenado una línea de exportación pionera en Europa, que es la venta de productos que ayudan a conservar la biodiversidad. Como ejemplo de ello, Eduardo de Miguel explicó ante los invitados al acto, -que recibieron como regalo un paquete de medio kilo de Legumbre Global Nature de lenteja pardina, lenteja castellana y garbanzo pedrosillano-, el interés de consumidores alemanes por comprar productos de esta línea diferenciada que mantienen las últimas poblaciones de aves esteparias de Europa.

Casi al final de su intervención, de Miguel expresó su satisfacción por haber apoyado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y a empresas del IBEX 35 para la creación de la Iniciativa Española Empresa y Biodiversidad (IEEB), a semejanza de otras iniciativas europeas.

El director español premiado terminó su intervención dando paso al video de la presidenta de la Fundación Global Nature, Marion Hammerl, quien desde Sudáfrica, debido a una reunión de la Red Mundial de Lagos Vivos, agradeció a la Fundación BBVA el premio concedido. Lagos Vivos o Living Lakes es una red mundial de protección y conservación de lagos y humedales que reúne actualmente más de 100 humedales de los cinco continentes

Además de la Fundación Global Nature, fueron premiados también el Instituto para la Conservación de las Ballenas (ICB), en Argentina, por su programa sobre la ballena franca austral. En las últimas cuatro décadas la población de ballenas a la que sigue el ICB se ha multiplicado por diez: de 400  en 1970, a 4.000 en 2011

El fotógrafo español Daniel Beltrá obtuvo el premio por la Difusión del Conocimiento y Sensibilización en Conservación de la Biodiversidad, por sus espectaculares imágenes que documentan el impacto de la actividad humana, publicadas en los principales medios de comunicación del planeta.

www.fundacionglobalnature.org



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de