Ante las continuas peticiones de la coalición de ONGs, los responsables municipales “ni siquiera han respondido a la carta” afirma la organización.

Juicio en Estados Unidos

El circo que visita durante este mes nuestro país, está pendiente de juicio en su país de origen. La causa son los numerosos maltratos a sus animales, que han llegado hasta la muerte en algunos casos. También las enfermedades, escapes, e incluso ataques a personas han sido otros de los innumerables problemas de este circo.

La primera denuncia fue realizada por cuatro de las principales asociaciones proteccionistas estadounidenses puesto que consideraban que la empresa Ringling Bros violaba las leyes de especies amenazadas.

La acusación estaba basada en numerosas pruebas de que los elefantes del circo eran golpeados regularmente con barras de metal punzante durante el entrenamiento. Además, los tenían atados durante la mayor parte del tiempo “impidiéndoles satisfacer así las necesidades más básicas”, según la asociación Born Free.

Actuaciones en España

Para conseguir introducir los animales en nuestro país, han alegado propósitos conservacionistas de la especie aplicados a la educación. La organización Infocircos cree que la explotación de los animales en circos envía un mensaje equivocado a la sociedad acerca del respeto a la naturaleza.

Los alcaldes han “ignorado las peticiones de la fundación” y con ellos las leyes de protección de los animales de sus respectivas comunidades autónomas. Estas normas prohíben claramente el empleo de animales en circos o actividades semejantes si se les causa dolor o sufrimiento o son obligados a realizar comportamientos antinaturales.

Asimismo, Infocircos ha denunciado a las Delegaciones Provinciales de Agricultura y Ganadería de Málaga y Sevilla que las instalaciones en que pretende instalarse el circo Ringling durante su estancia carecen de permiso de núcleo zoológico tal como establece necesaria la Ley 8/2003 de Sanidad Animal.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de