La Comunidad de Madrid inicia un programa para reintroducir el cernícalo primilla (Falco naumanni) en el Suroeste de la Región con la puesta en marcha de acciones como la construcción de primillares para pollos procedentes de cría en cautividad, el estudio y seguimiento de las zonas de alimentación y campeo de las colonias, la adaptación de edificaciones existentes en la zona para favorecer la nidificación, el marcaje de los pollos reintroducidos para el análisis de las colonias y diversas actividades de educación ambiental. Con todas estas iniciativas se pretende incrementar la población de unas 300 parejas de cernícalo primilla que habitan en la Región. Esta pequeña rapaz diurna, que tiene la impronta de volver a reproducirse al lugar donde ha nacido, es una especie catalogada en peligro de extinción en la Comunidad de Madrid y a nivel mundial.

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Beatriz Elorriaga, inauguró hoy en Navas del Rey el primer primillar de este ambicioso programa puesto en marcha por el Ejecutivo regional, en colaboración con la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA) y el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA).

"Desde la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio fomentamos todas aquellas actuaciones encaminadas a la recuperación de nuestra fauna amenazada, no sólo del cernícalo primilla, sino también de otras especies como son nuestros anfibios y reptiles, el buitre negro o el águila imperial ibérica. Tenemos la firme convicción de que la protección, conservación y restauración de nuestro patrimonio natural es una garantía del bienestar de los madrileños de hoy, y una obligación irrenunciable con las generaciones futuras", aseguró Beatriz Elorriaga, que colaboró en depositar una hembra de esta rapaz en la jaula nodriza del nuevo primillar.

Las medidas que ha llevado a cabo en los últimos años la Comunidad de Madrid, tales como la construcción del primillar de Perales del Río, han permitido que las poblaciones de cernícalo primilla en la Región experimenten un ligero ritmo ascendente y que esta especie recupere sus hábitats tradicionales en los entornos de los núcleos urbanos.

Un corredor de primillas

El nuevo programa del Ejecutivo regional persigue la recuperación del cernícalo primilla en el suroeste a través de la creación de primillares y la reintroducción en ellos de ejemplares jóvenes nacidos en cautividad en los centros de fauna autóctona de la Comunidad. Estas nuevas colonias son fundamentales para el mantenimiento de las poblaciones vecinas, como las de Villaviciosa de Odón y Batres, y para la consecución de un corredor para esta pequeña rapaz migratoria.

Las acciones para reforzar la población de cernícalo primilla se llevarán a cabo en los terrenos que van desde el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, en su límite occidental, hasta la totalidad de la ZEPA de la Cuencas de los Ríos Alberche y Cofio.

La elección de la Dehesa Boyal de Navas del Rey para el nuevo primillar se debe a que este entorno presenta las condiciones óptimas para la reintroducción de esta rapaz, ya que posee las condiciones imprescindibles para la alimentación y cría de esta especie, como son la gran abundancia de insectos y otros invertebrados, la diversidad de hábitats en un mismo territorio y unas variables ambientales muy favorables durante la época de cría del primilla. La colonia, según la zona de campeo y la disponibilidad de alimento puede albergar hasta 12 parejas de cernícalo primilla.

El primillar es una estructura rústica que consta de una torre central y un patio. Junto a la torre se coloca una jaula donde se depositan los cernícalos nodriza que sirven para atraer otros ejemplares que circulan por la zona. La construcción se ha llevado a cabo respetando el entorno e integrándola en el hábitat de la zona.

Este primillar dispone de 58 cajas nido que sirven para dar cobertura a la colonia y para la reintroducción de pollos de la especie mediante el método de crianza campestre o "hacking". Esta modalidad consiste en depositar los pollos que aun no han terminado su desarrollo –entre 18 y 24 días de edad-, pero que son capaces de comer solos, en nidos provistos de una mirilla de seguimiento y un tubo para facilitarles el alimento sin que tengan contacto con las personas. Cuando se observa que algunos ejemplares son capaces de salir del nido, comienza su seguimiento.

Recuperación del águila imperial

La consejera conoció también hoy en su visita a Navas del Rey uno de los majanos instalados en este paraje natural y que mediante la cría de conejos va a favorecer la recuperación de una de nuestras aves más emblemáticas, el águila imperial ibérica.

Elorriaga ha concluido la jornada con la inauguración de un monumento en el paraje de la Pinarilla en homenaje a los mayores del municipio, que han demostrado un enorme compromiso con su entorno natural colaborando activamente en la conservación de su riqueza natural.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de