Conservación

Las grandes aves carroñeras están entre los vertebrados más amenazados del planeta. La alimentación suplementaria (dar de comer a las aves en muladares) es una medida para la conservación de las aves carroñeras muy extendida a nivel global, pero tiene un doble filo.

Es útil para paliar los efectos de venenos y tóxicos pero también tiene efectos adversos, porque acumula el alimento en unos puntos predecibles y distorsiona el ecosistema en el que estas aves se alimentan, según confirma una revisión internacional liderada por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que se publica en la revista Frontiers in Ecology and the Environment.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de