SEO/BirdLife, que también ha colaborado en la investigación junto con la “Sociedade Portuguesa para o Estudo das Aves”, ha explicado que el nuevo atlas será un recurso fundamental para la consecución de uno de los objetivos del CDB, como es la protección del diez por ciento de los espacios marinos antes de 2020.

Asímismo ha explicado que la aves marinas suponen un 38% de las especies de aves amenazadas y ha asegurado que, para su conservación no basta con proteger los lugares de cría de estas especies, dado que estas se alimentan y pasan la mayor parte de su tiempo en el mar.

En este sentido, ha señalado que estas especies de aves tienden a concentrarse en determinadas áreas por estar estas cerca de las colonias, ser mas productivas o bien por estar situadas en la ruta de los corredores migratorios. Estos espacios han sido marcados como espacios IBA marinas, para su especial cuidado y conservación.

El nuevo atlas, según ha añadido, permitirá a los países realizar una planificación y gestión respetuosa de los espacios marinos, teniendo en cuenta la protección de estas especies a la hora de planificar los planes pesqueros, la instalación de parque eólicos, prospecciones petrolíferas o de gas entre otras.

La directora ejecutiva de la organización, Asunción Ruiz, ha señalado la necesidad de adoptar soluciones desde una "perspectiva global" dada la gran movilidad de los movimientos migratorios de estas aves y ha asegurado que el nuevo atlas será una herramienta clave para lograrlo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de