WWF ha celebrado la aprobación por parte del Consejo Legislativo de Hong Kong de la prohibición del comercio interno de marfil sin derecho a compensación para el año 2021 y la aprobación un aumento en la pena máxima por delitos contra la vida silvestre de hasta 10 años que ha tenido lugar este miércoles 31 de enero. La organización solicita ahora que esta prohibición se haga extensiva a todos los mercados de venta de Asia, según ha comunicado la ONG.

Según WWF, Hong Kong es la ciudad con el mercado más grande de marfil en el mundo y un importante centro de tránsito para el comercio ilegal debido a las bajas multas contra los traficantes y a la escasa persecución de los criminales, por lo que la prohibición y el aumento de la pena "muestran un claro compromiso con el futuro de los elefantes africanos".

"Esto ayudará a frenar el descenso de sus poblaciones, que se debe a la caza furtiva y al tráfico ilegal de marfil", ha añadido la Responsable del programa de lucha contra el tráfico de vida salvaje de WWF, Cheryl Lo.

La ONG ha recordado además, que China cerró su mercado legal de marfil a finales de 2017 por lo que todo el comercio de marfil en el país ahora es ilegal, lo que, a su juicio, podría reforzar la posición de Hong Kong como mercado preferido para el marfil ilegal, que se mueve bajo la cobertura de los comerciantes legales que quedan.

“Aumentar la presión”

"Este es el momento de aumentar la presión en lugar de relajar nuestros esfuerzos. Con la posibilidad de aplicar sentencias más severas en Hong Kong, la legislación debería jugar un papel más importante en los esfuerzos conjuntos para investigar y enjuiciar a los grupos delictivos de vida salvaje", ha apuntado el Responsable del Programa de Especies de WWF España, Luis Suarez.

"Desde WWF hacemos un llamamiento a los gobiernos de Asia para que sigan el ejemplo de China y Hong Kong y cierren sus mercados de marfil", ha añadido. La organización ha recordado en este sentido que existen pruebas de que los mercados nacionales de marfil en Vietnam, Camboya, la República Democrática Popular de Laos, Japón y Myanmar atienden cada vez más a los visitantes desplazados por el cierre de China.

Desde que en 2015, WWF Hong Kong comenzase una campaña con el objetivo de prohibir el comercio de marfil y convertir los delitos contra la vida silvestre en un delito grave en Hong Kong, la organización lanzó el informe The Hard Truth, en el que revelaba varios vacíos legales en las regulaciones de marfil de Hong Kong.

Además, la organización publicó un Estudio de viabilidad sobre la prohibición del comercio de marfil de Hong Kong en 2016. Tras estas publicaciones, se lanzaron campañas de participación de la sociedad civil, que en uno de los casos, alcanzó la firma de un total de 91.643 personas a favor de la prohibición.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de