PIXABAY

A bordo del buque de investigación Falkor del Schmidt Ocean Institute los científicos australianos encontraron este enorme arrecife de coral por primera vez el 20 de octubre, cuando el equipo dirigido por el Dr. Robin Beaman de la Universidad James Cook estaba realizando un mapeo submarino del lecho marino del norte de la Gran Barrera de Coral.

Una vez detectado, cinco días más tarde, los científicos realizaron una inmersión usando el robot submarino SuBastian del Schmidt Ocean Institute y comprobaron el tamaño y la forma del arrecife coralino. Este descubrimiento inesperado confirma que siguen existiendo estructuras desconocidas y nuevas especies en nuestro océano, explica Wendy Schmidt, cofundadora del Schmidt Ocean Institute.

“El estado de nuestro conocimiento sobre lo que hay en el océano ha sido durante mucho tiempo muy limitado. Gracias a las nuevas tecnologías que funcionan como nuestros ojos, oídos y manos en las profundidades del océano, tenemos la capacidad de explorar como nunca antes. Se están abriendo nuevos paisajes oceánicos para nosotros, revelando los ecosistemas y las diversas formas de vida que comparten el planeta con nosotros”, apunta.

La forma del gigantesco arrecife de coral

La base del arrecife, de 1,5 kilómetros de ancho, tiene forma de cuchilla para posteriormente elevarse 500 metros hasta solo 40 metros la superficie del mar. Este arrecife de coral separado recientemente descubierto se suma a los otros siete arrecifes encontrados con anterioridad y mapeados desde finales del siglo XIX, incluido el arrecife en la isla Raine, el área de anidación de tortugas marinas verdes más importante del mundo.

Según el doctor Robin Beaman, “estamos sorprendidos y regocijados por lo que hemos encontrado, pues no se trata solo del mapeo en 3D el arrecife en detalle, sino que es también increíble verlo con el robot submarino SuBastian.

Descubrimientos anteriores

Este hallazgo se suma a otros realizados por el Schmidt Ocean Institute este mismo año. En abril, los científicos descubrieron la criatura marina más larga registrada: un sifonóforo de 45 metros de longitud en Ningaloo Canyon, además de 30 nuevas especies desconocidas para el ser humano. 

En agosto, los científicos descubrieron cinco especies no descritas de coral negro y esponjas y registraron la primera observación en Australia de peces escorpión. Por si fuera poco el año 2020 comenzó con el descubrimiento en febrero de los cementerios y jardines de coral de las aguas profundas en el Parque Marino Bremer Canyon.

Encontrar un nuevo arrecife de coral de medio kilómetro de altura en el área costera de Cape York de la reconocida Gran Barrera de Coral muestra cuán misterioso es el mundo más allá de nuestra costa, explica la Jyotika Virmani, directora ejecutiva del Schmidt Ocean Institute a través de un comunicado de prensa.

“Esta poderosa combinación de datos cartográficos e imágenes submarinas se utilizará para comprender este nuevo arrecife de coral y su función dentro de la increíble Gran Barrera de Coral del Área del Patrimonio Mundial”.

La cartografía de la costa australiana y la Gran Barrera de Coral por parte del Schmidt Ocean Institute continuará hasta el 17 de noviembre. Además, los mapas creados estarán disponibles a través de AusSeabed, un programa nacional de cartografía de los fondos marinos de Australia, y también contribuirán al proyecto Nippon Foundation GEBCO Seabed 2030.

Fuente: Javier Flores / National Geographic,

Artículo de referencia: https://www.nationalgeographic.com.es/naturaleza/descubierto-arrecife-coral-500-metros-alto-gran-barrera-coral_16049,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de