Carlos Drews, jefe de la delegación de WWF en la cumbre explica: “Estamos decepcionados por la falta de acción de los gobiernos para acelerar el proceso de sanciones contra los países que no han actuado durante años para frenar el comercio ilegal de marfil. Mientras tanto la masacre de miles de elefantes continúa en África". Y añade: “Estaremos atentos para comprobar que CITES mira con lupa a estos gobiernos el próximo año."

En su lugar, los estados han instado a los países infractores a identificar acciones y plazos para asegurar el progreso en el control del comercio ilegal de marfil antes del verano de 2014, con la amenaza potencial de que podrían enfrentarse a sanciones comerciales si no se observa una mejora significativa de la situación.

"Los gobiernos son conscientes desde hace años de la falta de cumplimiento por parte de varios países. Los elefantes de bosque de África central están disminuyendo rápidamente, su tiempo se acaba”, dijo Drews. "Esperamos que los gobiernos aceleren las medidas de cumplimiento contra los países que repetidamente burlan las restricciones al comercio de marfil."

La situación de los peores infractores, incluyendo los que registran mayor demanda de marfil, como China y Tailandia ( país anfitrión de la reunión), así como Malasia, Filipinas y Vietnam, serán discutidos en una sesión separada el próximo jueves.

En la reunión mantenida durante la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES), los estados participantes optaron por no sancionar comercialmente a los países infractores en el comercio ilegal de marfil.

Bajo las reglas de los tratados, los gobiernos pueden recomendar que los 178 estados miembros detengan el comercio para cualquiera de las 35.000 especies amparadas por la Convención, desde orquídeas hasta pieles de cocodrilo, con los países que no cumplan los acuerdos.

En estos momentos la caza furtiva de elefantes ha alcanzado niveles de crisis. Hasta 30.000 elefantes son abatidos por cazadores furtivos cada año para alimentar el comercio ilegal de marfil, regulado por CITES desde principios de 1970.

Hubo, sin embargo, varias medidas adoptadas por los gobiernos para ayudar a frenar el comercio ilegal de marfil, entre ellas:

  • La creación de un grupo de trabajo de aplicación de las leyes, lo que permitirá una mejor colaboración policial entre los países.
  • Mejores técnicas basadas en el ADN forense para identificar el origen del marfil confiscado.
  • El reconocimiento de la necesidad de campañas de reducción de la demanda de marfil.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de