Estas zonas se encuentran en el sur de las Islas Baleares, Sicilia y el Pacífico. El convenio se celebra en Ottawa, y durante una semana reune a expertos de todo el mundo.

La organización ecologista Greenpeace señaló la zona de las Islas Baleares como lugar de gran importancia biológica por tratarse de una zona de desove  o puesta de huevos del atún. Según un informe elaborado por Greenpeace en el sur de las Islas Baleares se pueden encontrar corales de profundidad, cachalotes delfines mulares, tortugas bobas e incluso especies de aves protegidas como la pardela balear. Greenpeace también cita la presencia del atún rojo, la melva y el pez espada en estas aguas.

En la CBD, la responsable de océanos de Greenpeace, Celia Ojeda afirmó  que  las  aguas del sur de Baleares deberían protegerse debido a su alta productividad y diversidad biológica. Este verano Greenpeace pidió en Palma de Mallorca la declaración de un santuario de atún rojo en aguas de Baleares así como la urgente protección de esta agua.

 Islas Baleares: el santuario del atún rojo

La declaración de estas aguas como santuario para el atún rojo se  presentó ayer ante la CBD y son muchos los colectivos que apoyan estas idea como el gobierno regional de Baleares, las ONG, los  pescadores locales e incluso la mayor compañía comercial de atún rojo, Mitsubishi. Ojeda afirma que el Gobierno, sin embargo, no ofrece ninguna protección a esta aguas “ a pesar de estar obligado por la por la Unión Europea a través de la Regulación Mediterránea  a declarar Reservas Marinas que protejan las áreas de desove y de cría de especies en peligro y las aguas internacionales".

Greenpeace pidió ayer como medida urgente la  declaración de una red global de Reservas Marinas que abarque el 40% de los océanos. El objetivo es proteger la vida marina de la destrucción y el colapso así como de los impactos del cambio climático.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de