En el trabajo publicado se estudia la distribución de la especie en las Islas Baleares, a partir de información recopilada en campañas de investigación realizadas alrededor de Mallorca y Menorca durante la última década. Su población está constituida por individuos entre 6,5 y 28,5 cm de longitud, predominando los mayores de 14,5 cm que suponen el 86% de los ejemplares estudiados. La especie se distribuye entre los 50 y los 750 m de profundidad pero las máximas abundancias se dan entre 100 y 300 m.

En Cataluña, las estadísticas pesqueras muestran que hasta el 50% de los desembarcos de esta especie se registran en Roses, siendo Sant Carles de la Ràpita, con el 25%, el segundo puerto en importancia. El número total de días de pesca por año desde el 2000 hasta el 2007 se estimó en 237 y prácticamente todos los días se obtuvieron capturas de esta especie. En la mayoría de casos, el rendimiento suele ser inferior a 2 kg de espardeñas por barco y día, lo que representa una ganancia promedio de 150 euros.

Estos organismos, conocidos también como pepinos de mar, parientes de estrellas y erizos, habitan los fondos de todos los mares del mundo. Existen más de 1.400 especies identificadas y ésta, la espardeña, es la única que se consume en Europa. Posee cinco bandas musculares dispuestas longitudinalmente de un extremo al otro que suponen en torno al 10% de su peso y que es la parte que se comercializa. Éste es un producto muy cotizado en Cataluña, Valencia y Baleares que alcanza valores en lonja de hasta 130 euros el kilo.

Referencia: Montserrat Ramón, Jordi Lleonart and Enric Massutí, (2010). Royal cucumber (Stichopus regalis) in the northwestern Mediterranean: Distribution pattern and fishery.  Fisheries Research. Volume 105, Issue 1, June 2010, Pages 21-27. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de