Una de las liberaciones más destacadas ha sido la de un búho real que padecía una fractura abierta de cúbito y radio y que fue operado en el Centro de Recuperación. Una vez curado, este ejemplar de búho “ahijó” como padre adoptivo a un pollo de su misma especie, que entró unos meses más tarde en el centro. Ambos fueron liberados juntos en el mes de julio en el término municipal de Villar de Cañas (Cuenca).
 
En las mismas fechas del mes de julio también se procedió a la liberación de un alcotán, un cárabo, un águila calzada, un cernícalo vulgar y otro cernícalo primilla. Y de forma previa a estas liberaciones se han llevado a cabo otras como las de dos búhos chicos, que tuvieron lugar a mediados del mes de junio.
 
Para los próximos días se tiene prevista la liberación de dos azores que ingresaron en el centro como huevos y ahora salen como jóvenes volanderos, en buena forma física.
 
Desde la Consejería de Agricultura se reitera el compromiso claro, real e inequívoco con la conservación del medio ambiente, en este caso de la fauna salvaje amenazada, además de agradecer la labor realizada por el Cuerpo de Agentes Medioambientales y el equipo de veterinarios oficiales encargados de este Centro de Recuperación de Aves.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de