En las cuevas de hielo de la Antártida puede haber vida

Aunque parezca remota, esta última posibilidad gana fuerza gracias a un estudio liderado por investigadores australianos cuyos resultados han sido publicados la revista Polar Biology.

El equipo encabezado por la profesora Ceridwen Fraser, de la Fenner School of Environment and Society (Universidad Nacional de Australia), ha estudiado un complejo sistema de cuevas alrededor del monte Erebus, un volcán activo en la isla de Ross, en la Antártida, y ha localizado en su interior indicios claros de de la existencia de seres vivos.

El interior de las cuevas formadas en el hielo por el vapor de los volcanes activos en diversas zonas de la Antártida alcanza temperaturas de hasta 25 grados, por lo que la posibilidad de supervivencia de diversas formas de vida es elevada, indican los autores del estudio.

Para comprobar esta hipótesis, el equipo de la profesora Fraser inspeccionó las cuevas del Erebus y tomo muestras del hielo y el subsuelo. Los análisis forenses de estas muestras de suelo revelan la existencia de ADN de algas, musgos y pequeños animales. Aunque la mayor parte de este material genético puede corresponder a especies ya conocidas, pero no todas ellas… “Los resultados de este estudio dejan abierta una visión tentadora de lo que podría vivir bajo el hielo en la Antártida, donde incluso podría haber nuevas especies de animales y plantas”, ha explicado la profesora Fraser.

Charles Lee, co-autor del estudio y profesor del Centro Internacional de Investigación Terrestre de la antártida (Universidad de Waikato, Nueva Zelanda), recuerda que existen muchos otros volcanes en la Antártida, por lo que los sistemas de cuevas subglaciales podrían ser comunes. “Todavía no sabemos cuántos sistemas de cuevas existen alrededor de los volcanes de la Antártida y si algunos de estos sistemas pueden estar interconectados; se trata de formaciones muy difíciles de identificar y explorar”, ha indicado el profesor Lee.

Investigación en marcha

Los autores del estudio que ahora se presenta calculan que existe un mínimo de 15 volcanes en la Antártida que se sabe que están activos o muestran evidencia de la actividad reciente. ”Nuestros resultados ponen de relieve la importancia de investigar los sistemas de cuevas en el hielo de estos volcanes y confirmar la presencia de la macrobiota viviente”, indica Charles Lee.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de