Este programa establece un protocolo de seguimiento de las poblaciones de mariposas constituido en red a nivel de Cataluña, pero también en el ámbito internacional. Creado en 1994, con el apoyo de la Generalitat de Catalunya, cuenta con aproximadamente 70 estaciones repartidas por la geografía catalana a las que ahora se une el Turó. Su objetivo es conocer con precisión los cambios registrados en la población de mariposas diurnas a partir de la repetición semanal de censos visuales, y su posible relación con diferentes factores ambientales que puedan registrarse en su hábitat.

El convenio firmado hoy contempla la realización del seguimiento de la población de mariposas que habita en el Turó durante 30 semanas. Expertos de A.C.E.R. efectuarán recorridos, que tendrán una duración aproximada de dos horas, y se encargarán de la difusión de los resultados. Por su parte, Lafarge sufraga los gastos del programa.

Las mariposas diurnas son un buen indicador de la calidad ambiental del entorno al ser muy sensibles a los cambios medioambientales y sirven, por tanto, para evaluar el efecto de las actuaciones que se realizan en su hábitat  Esta característica es especialmente valiosa en estos momentos en los que Lafarge está elaborando, en colaboración con los agentes sociales, el Plan de Uso Público del Turó. La evolución de este grupo faunístico dará una idea del resultado de las medidas tomadas.

El director de la fábrica de Lafarge en Montcada i Reixac, Vicente Pedro, ha mostrado su satisfacción por el convenio firmado hoy. Para Vicente Pedro “es muy importante disponer de estudios que nos confirmen que las actuaciones de recuperación que estamos llevando a cabo en el Turó son beneficiosas para la biodiversidad de la zona”.

Según señala el CBMS, la Agencia Europea de Medio Ambiente publicaba el pasado mes de julio un informe en el que se refleja una fuerte regresión de las mariposas típicas de espacios abiertos, con pérdidas de hasta el 50% de su población. En el informe se valora muy positivamente el trabajo realizado por todos los colaboradores de las redes BMS en Europa, entre las que se encuentran las de Catalunya.

Restauración de Canteras

Desde hace 30 años, el Grupo Lafarge restaura los terrenos de sus canteras para darles una segunda vida integrándolos en el paisaje natural y aportando un valor social, económico y ambiental adicional. Esta recuperación se realiza a través del diálogo con la población local y sus representantes, así como con organizaciones no gubernamentales.

En 2000, el Grupo Lafarge firmó un convenio de colaboración con WWF en el cual se incluía la puesta en marcha de una política sistemática de restauración de canteras para fomentar la biodiversidad. La compañía se ha comprometido a proteger todas sus canteras de acuerdo con los criterios marcados por esta ONG, así como a presentar un plan de fomento de la biodiversidad que preste atención a la flora y fauna más vulnerable, en colaboración con entidades medioambientales locales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de