Más de 6.000 animales han muerto a causa del veneno en la última década

Por Eva San Martín

esanmartin@ambientum.com

Siete decenas de buitres negros (Aegypius monachus), especie protegida por el riesgo de extinción, 300 buitres leonados (Gyps fulvus), siete águilas imperiales (Aquila adalberti), sólo presentes en la Península y declaradas en grave riesgo de desaparición, 23 alimoches, 350 milanos… Éste es el triste recuento de animales muertos en las garras del veneno ilegal, colocado de forma fraudulenta en los cebos, según los datos proporcionados por el Servicio Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), durante la presentación del curso El uso ilegal de cebos envenenados en el medio rural que se celebra hasta el viernes en las instalaciones del Centro de Especialización de Valdemoro.

Detenciones ecológicas

De las más de 1.300 actuaciones de detección de cebos tóxicos (unas 130 intervenciones cada año) realizadas por el Seprona desde 1997, sólo el 10% acaban en detenciones. Unas 10 detenciones anuales por estos delitos. La Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Medio Ambiente quiere “erradicar el uso de cebos envenenados” utilizados irregularmente para “controlar a los depredadores”, pero que acaban afectando, reconoce la fundación, “a las especies protegidas amenazadas”.

Mientras que la aplicación de ponzoña en los cebos está prohibida de forma explícita, desde 2007, por la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, el número de muertes por esta práctica continúa. Los registros de los agentes del Seprona, encargados del levantamiento y custodia de los animales o cebos presuntamente envenenados, han encontrado más de 6.000 animales muertos envenados en la última década. Entre ellos “numerosas especies de animales amenazados”. Además, la protección contra las intoxicaciones de la fauna salvaje cuenta con un plan específico, recogido en la Estrategia Nacional contra el Uso de Cebos Envenenados , elaborada por el ministerio público, en 2004.

Veneno y cotos de caza

Aunque su uso es histórico en España, el uso del veneno se generalizó durante la década de los noventa, de la mano del auge de los cotos de caza. Entre los temas que se abordan, destacan: el marco legislativo de las especies protegidas en España, el uso del veneno y su impacto en el medio natural, la persecución del delito y las actuaciones de la Fiscalía Especial de Medio Ambiente y Urbanismo y una aproximación al Programa Antídoto, creado en 1998, así como a las ONG que trabajan activamente contra esta problemática.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de