El programa de Conservación Ex-Situ del lince ibérico, llevado a cabo conjuntamente entre el Ministerio de Medio Ambiente y la Consejería del ramo de la Junta de Andalucía, espera los alumbramientos esta semana de cinco linces, tres en el centro de El Acebuche, en Doñana (Huelva) y dos en el centro de la Olivilla, en Santa Elena (Jaén).

Según fuentes del programa de cría en cautividad consultadas por Europa Press, a lo largo de esta semana se esperan los partos de Esperanza, Aura y Aliaga (en el Centro de Cría de El Acebuche), y de Castañuela y Barraca (en el Centro de Cría de La Olivilla). Si bien, más adelante se espera el parto de Azahar en el Zoobotánico de Jerez (Cádiz).

Los últimos nacimientos tuvieron lugar a lo largo de este fin de semana, cuando Adelfa y Boj, dos de las hembras que residen en las instalaciones del Centro de Cría del Lince Ibérico de El Acebuche dieron a luz a sendas camadas. Adelfa se encamó el viernes por la tarde en una de las dos parideras dispuestas para tal fin, alumbrando su primer cachorro a las 21.29 horas, 63 días después de su primera cópula. Su segundo retoño nació 45 minutos después.

A pesar de las dos parideras preparadas en las instalaciones de Boj, esta hembra decidió construir su propio encame el domingo por la mañana, escarbando una hondonada en la arena, donde dio a luz a tres saludables cachorros entre las 3.30 y las 6.00 de la madrugada del lunes. Aunque el encame es un buen refugio, no está adecuadamente protegido de la lluvia, lo que mantiene en alerta al personal del Centro de Cría.

Hasta la fecha son cuatro las hembras que han alumbrado cachorros en el programa de Conservación Ex-situ del Lince Ibérico. Los cachorros de Brisa (una cría prematura que está siendo criada a biberón), Saliega (dos), Adelfa (dos) y Boj (tres) evolucionan "favorablemente", según las citadas fuentes.

Muerte de tres cachorros

No obstante, la organización WWF/Adena denunció anoche que tres cachorros de lince podrían haber muerto de hambre en Doñana. Se trataría de tres de los cuatro cachorros paridos el pasado 31 de marzo por la hembra Wary.

"Resulta increíble que unos cachorros de lince, hijos de una de las hembras más controladas y vigiladas del mundo, mueran en unas circunstancias que apuntan a una gestión incorrecta. Si la Junta de Andalucía no es capaz de tomar las oportunas decisiones, la población de Doñana está condenada a desaparecer", señala en un comunicado el responsable del Programa de Especies de WWF/Adena, Luis Suárez.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de