Los diputados han señalado que diversos estudios demuestran que la UE ha sufrido una fuerte pérdida de su biodiversidad en los últimos años, un fenómeno que, consideran, tiene costes económicos devastadores para la sociedad y que, hasta el momento, no ha sido lo suficientemente integrado dentro de las políticas comunitarias.

La resolución, adoptada con 414 votos favorables, 55 en contra y 64 abstenciones, es un complemento a la estrategia europea de la biodiversidad para 2020, presentada por la Comisión Europea en mayo del año pasado. Además, el texto pide que se eliminen gradualmente los subsidios perjudiciales para el medio ambiente.

"Los servicios que nos ofrece la naturaleza, como agua potable, aire limpio, tierra fértil o alimentos, no solo son cruciales para el bienestar de la especie humana, sino que también gozan de un altísimo valor económico. Según economistas, cada año perdemos un 3% del PIB por culpa de la pérdida de biodiversidad. Esto cuesta a la UE 450.000 millones de euros año tras año. Comparada con estas cifras, una inversión de 5.800 millones de euros al año en Natura 2000 es una ganga", declaró el ponente, Gerben-Jan Gerbrandy (ALDE, Países Bajos).

Según la resolución, la auténtica clave de este asunto no es esta nueva estrategia europea, sino las reformas de las políticas agrícola y pesquera y el marco financiero plurianual.

Reorientar la PAC

Los diputados opinan que la Política PAC es una herramienta no solo para el aprovisionamiento de alimentos y el desarrollo rural, sino también para conservar la biodiversidad. Lamentan, pues, que las medidas de protección medioambiental incluidas en la política agraria comunitaria no hayan conseguido frenar el declive de la biodiversidad en Europa. La Política Agrícola de la UE, añaden, debería ser reorientada para compensar a los agricultores por producir bienes públicos, puesto que "el mercado no tiene en cuenta ahora mismo el valor económico de los importantes bienes públicos que puede brindar la agricultura".

Identificar las ayudas perjudiciales para el medio ambiente

Los pagos de la PAC, incluso los efectuados a partir de 2014, deberían ir acompañados de un estricto control sobre el cumplimiento de las normas que contribuyen a preservar la biodiversidad y los ecosistemas. En este sentido, los diputados creen que deberían ampliarse las inspecciones agrícolas para prevenir la pérdida de la biodiversidad y que deberían, asimismo, identificarse todos los subsidios que perjudican al medio ambiente, para eliminarlos de forma gradual hasta 2020.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de