La Consejería destina anualmente 500.000 euros a la fundación, que son invertidos en la conservación y reintroducción de especies en peligro como el cernícalo primilla, al águila imperial, el topillo de cabrera, el buitre negro o el águila perdicera.

Medidas compensatorias

La recuperación de estas especies se ha dado en gran medida en los alrededores de la M-501, superandose más de la mitad de los objetivos del plan de medidas compensatorias planeado para esta carretera.

La mayoría de estas actuaciones para la recuperación de especies van encaminadas a la lucha frente a la mortalidad por uso de venenos o choques con los tendidos eléctricos. La mejora de la calidad del hábitat y la correcta gestión de sus hábitats permiten un mayor crecimiento de estas especies amenazadas.

Los resultados de los programas de recuperación de la Comunidad han sido satisfactorios. El buitre negro ha aumentado su población en un 8%, y manteniendo estables las poblaciones de águila imperial, cigüeña negra y águila perdicera.

Nueva instalación

Manuel Beltrán, viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, junto a la alcaldesa de Quijorna, Mercedes García, y Luis del Olmo, consejero delegado de la Fundación para la Investigación y Desarrollo Ambiental (FIDA), visitaron la nueva instalación para la cría. El viceconsejero declaró: “el Ejecutivo regional impulsa con total convicción los programas de reintroducción de especies en peligro de extinción como el cernícalo primilla”.

Con este nuevo emplazamiento en Quijorna, ya son dos los primillares artificiales en Madrid, que cuenta con 36 colonias de cernícalo. Las acciones de recuperación de esta especie van desde el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, hasta todo el territorio ZEPA y LIC de los Ríos Alberche y Cofio.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de