Los censos de estudio realizados por agentes rurales, guardas de la reserva de fauna y personal técnico del Departamento de Medio Ambiente y Vivienda fueron realizados en las cuatro reservas de caza de la zona. Se ha podido contabilizar un total de 6.890 ejemplares durante este año, superando en más de un centenar de ejemplares a la población del año pasado. Así, se ha podido ver una mejora progresiva del número de individuos en las zonas donde la virulencia del virus fue muy fuerte.

La caza

Durante 2.006, año en el que se inició la grave enfermedad del pestivirus, se suspendió la caza del rebeco en las reservas del Alt Pallars, el Cadí y la Cerdanya-L Alt Urgell. En 2.007, tras comprobar una ligera mejora de la población, se concedieron 51 y 52 licencias en las reservas de Alt Pallars y el Cadí respectivamente, mientras que en la Cerdanya solamente se pudieron cazar 12 ejemplares.

En Cataluña se caza mediante la modalidad del acercamiento, pero en este caso se va acompañado por un agente forestal que es la persona que decide que animal cazar y cual no.

Semana de caza del rebeco en Andorra

Miembros del cuerpo de Agentes Rurales y guardas de reservas de fauna del Departamento de Medio Ambiente y Vivienda han organizado un dispositivo especial. Desde el pasado domingo, 13 de septiembre, hasta el pasado día 20, con motivo de la semana de caza del rebeco en Andorra, han pretendido velar por las poblaciones de rebecos, ciervos y otras especies animales protegidas o cinegéticas. Durante este período, no se ha detectado ningún incumplimiento de la normativa de caza en las reservas nacionales de caza del territorio catalán.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de