El Valle del Paular, en Rascafría, y la zona de Valdemaqueda son los lugares donde están establecidas las colonias más numerosas de este ave. En concreto, la población de buitre negro del Alto Lozoya cuenta en la actualidad con 91 parejas, seis más que en 2008, lo que indica que desde que comenzaron los trabajos de seguimiento de esta especie, en 1997, la colonia se ha duplicado.

El Viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, Manuel Beltrán, ha visitado la colonia situada dentro de la zona que protege y preserva el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Sierra de Guadarrama. De las 91 parejas, 82 han realizado la puesta de pollos y las ocho restantes no son reproductoras. Y es que, en los últimos doce años de seguimiento de la población de buitre negro, volaron en la colonia 438 pollos y se espera que en 2010 lo hagan 61 más.

Normativas sobre conservación de flora y fauna

El PORN de la Sierra de Guadarrama recoge las normativas regionales, nacionales y europeas sobre conservación de flora y fauna silvestres y que hacen especial hincapié en la prohibir la alteración o destrucción de hábitats, zonas de paso y áreas de cría de las especies protegidas. La colonia de esta ave supone el 5% de la población europea. Una especie que aumenta de forma lenta y continua sobre la que el Ejecutivo regional intensificó los trabajos de seguimiento en 1997, de manera que la colonia de buitre negro en Madrid es la que mayor seguimiento tiene en todo el mundo.

En la actualidad se están empleando varios sistemas de marcaje para seguir a los buitres negros: anillas, lectura a distancia, marcas alares, emisores terrestres y emisores vía satélite. Las actuaciones que se está llevando a cabo en la Comunidad están sirviendo, además de para la conservación y gestión, para obtener un importante volumen de información relativa a diversos aspectos de su biología muy poco conocidos.

Generalmente, la época de nidificación del buitre negro comienza la primera semana de febrero y concluye en la primera semana de mayo, un periodo calificado por los expertos como crítico para que los huevos eclosionen con éxito. Por ello se recomienda a quien visite la sierra que no haga ruido que pueda perturbar a las aves; no salirse de los senderos señalizados y no detenerse debajo de un nido de buitre negro puesto que, cualquier alteración en su hábitat, puede suponer que la pareja reproductora abandone asustada el nido.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de