El 65% de las dunas y el 22% de los humedales de Gran Canaria han desaparecido en medio siglo

Tres investigadores del Instituto de Oceanografía y Cambio Global de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) publican este mes, en la edición digital de la revista “Geomorphology“, el resultado de un trabajo en el que, por primera vez, se examina cómo ha afectado el desarrollo humano a la franja litoral de Gran Canaria, con 256 kilómetros de costa.

El estudio toma como referencia, con carácter general, mapas y fotografías que reflejan cómo era Gran Canaria en los años 60, antes del “boom” del turismo, con la salvedad de su capital, una ciudad con un desarrollo más precoz para la que la comparación de los impactos en la costa se remonta al año 1900.

Transformaciones por el turismo 

Los autores subrayan que en el último medio siglo el turismo ha transformado por completo la economía de Gran Canaria al pasar de ser en los años 60 una isla de 400.000 habitantes volcada en la agricultura de la vertiente norte, a contabilizar casi 850.000 residentes y estar dominada por un pujante sur que atrae cada año a cuatro millones de visitantes ávidos, sobre todo, de sol y playa.

Todo ese desarrollo supuso la construcción en su franja costera de carreteras, autovías, viviendas, hoteles, urbanizaciones turísticas, campos de golf e, incluso, playas artificiales para cubrir con arena lo que eran extensiones de cantos rodados.

La ULPGC ha destacado el impacto de todas esas construcciones en 570 enclaves que representan las nueve formas geológicas dominantes en el litoral de Gran Canaria: acantilados, plataformas expuestas a las mareas, playas de roca, playas de arena, dunas, humedales, arrecifes y pequeños islotes, antiguos acantilados y paleodunas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de