Ecuador realizará un censo  del cóndor andino, una iniciativa que cuenta con el apoyo del Proyecto de Vida Silvestre, implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

El cóndor es un ave emblemática para el Ecuador además de ser una especie considerada como un indicador de la salud de los ecosistemas, la diversidad biológica y el cambio climático en los páramos andinos del país.     

A pesar de su importancia, esta especie se encuentra en peligro de desaparecer. Esta problemática está dada por factores como la destrucción de su hábitat, aumento de la población, persecución humana y falta de alimento, entre otros.

El estimado actual de su tamaño poblacional tiene mucha incertidumbre por lo que es prioritario contar con datos confiables del número de individuos.

Se estima que existen aproximadamente 50 cóndores en territorio ecuatoriano según el último censo realizado por el Ministerio del Ambiente en 2009, año en el cual también se inició con una estrategia nacional para su conservación.

Por estas razones, el Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino, el Ministerio del Ambiente (MAE) a través del Proyecto Paisajes – Vida Silvestre, implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y otras organizaciones como la Fundación de Conservación Jocotoco, The Peregrine Fund, Centro De Rescate Ilitio, WCS Ecuador, Aves y Conservación, se encuentran trabajando para proteger y coordinar de manera conjunta acciones en favor de la conservación de las poblaciones de cóndores en Ecuador.

Una de las principales actividades es el Censo Nacional Del Cóndor Andino 2015, que se realizará simultáneamente los días 29 y 30 de septiembre en todo el país.

Según Hernán Vargas, investigador de The Peregrine Fund, el objetivo del censo es estimar la población actual de cóndores en todo el territorio ecuatoriano, conocer el estado de la conservación de la especie, estimar la población, determinar proporción de sexos, edades y detectar amenazas a tiempo.

“Si nosotros logramos conservar el cóndor también estamos conservado el ecosistema entre la cual viven otros animales, plantas y recursos muy importantes como el agua en los páramos”, comenta.

Alrededor de 120 personas en todo el territorio, entre guardaparques y técnicos del MAE además de voluntarios de las  organizaciones miembros del Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino, darán apoyo para la observación simultánea de los cóndores. El grupo será capacitado para lograr un conteo óptimo que arroje resultados más fidedignos.  

La primera capacitación se realizó este jueves, 3 de septiembre en el ‘Paradero Turístico El Antisana’, dónde se dictó la parte teórica, mientras que la práctica se realizó en la Reserva Antisanilla y la observación en el Peñón del Isco,  uno de los principales dormideros y punto de anidación de los cóndores, en los alrededores del volcán Antisana.

Para el manejo de la Reserva Antisanilla, la Fundación Jocotoco trabaja en estrecha colaboración con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales del Ecuador para integrar y coordinar sus actividades. Jocotoco busca fomentar el apoyo y la participación de las comunidades locales circundantes a las reservas, ofrece oportunidades de empleo y procura convertirse en un miembro activo de la comunidad local

La segunda capacitación se realizará el 10 septiembre en la ciudad de Cuenca. Estas actividades se realizan con el objetivo de estandarizar la metodología que se utilizará para la toma de datos, aseguró Victor Utreras coordinador del proyecto Proyecto Paisajes – Vida Silvestre.

Sebastián Kohn, secretario del Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino,  explicó que para el conteo de cóndores se ha destinado a dos personas por dormidero quienes llevarán un formulario para el censo, uno de ellos tendrá el papel de observador y el segundo de secretario.

Se utilizará además un sistema GPS para poder ingresar de manera adecuada a los sesenta dormideros que han sido identificados a través de rastreadores satelitales en  todo el país.

“Con el censo queremos que la gente vea el esfuerzo que se hace para la conservación y que  piense dos veces antes de disparar a un cóndor o destruir su hábitat”, explica.

Datos:

  • Para el monitoreo se utilizará un Protocolo de Colección de Datos.
  • El equipo básico a usar será: binoculares, telescopio, GPS, carpas, fundas de dormir, alimentos, formularios, lápices y libretas de campo.
  • El conteo de los cóndores se realizará el 29 y 30 de septiembre. Observadores llegarán al punto de Observación del dormidero al medio día del 29, acamparán durante la noche y saldrán después de las 09:00 am del 30
  • El conteo se realizará de 13:30 a 18:00 horas del 29 y de 06:00 a 09:00 del 30 de septiembre.
  • Se contarán cóndores volando a un radio de un kilómetro estimado visualmente. Alrededor del punto de observación.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de