La Fundación Oso Pardo y Depana reclaman calma ante el ataque el pasado viernes de una osa a un cazador en el término municipal de Lés, en Val d´Aran (Lérida), y defendieron la continuidad de los siete ejemplares de esta especie que están en el Pirineo.

Estas entidades contestaron así al síndic d´Aran (Lérida), Francesc Boya, que ayer exigió la retirada de estos osos. La Fundación Oso Pardo mostró en un comunicado su “consternación” por estas declaraciones y aseguró que éstas se produjeron “en caliente y con la preocupación lógica”, que también ellos comparten.

Sin embargo, instaron a esperar a que prosiga la investigación iniciada y se esclarezcan los motivos de este “desafortunado suceso, que más bien parece un incidente de caza entre un animal acosado por perros y cazadores” que el hecho de estar ante un oso agresivo.

De comprobar finalmente que la osa tenga un comportamiento excesivamente agresivo, la Fundación Oso Pardo aseguró que también solicitará la retirada del ejemplar. “Ahora es el momento de apoyar una investigación rigurosa y de esperar a sus resultados para valorarlos”, declaró.

COHABITAR CON HUMANOS

Depana aseguró que la conservación del oso y la caza bien gestionada “son perfectamente compatibles” y que durante los doce años que los osos llevan viviendo en el Pirineo Central este es el primer ataque a un humano.

Recordó que esta especie está en peligro de extinción declarada de protección prioritaria por la Unión Europea (UE) y señaló que todos los gobiernos europeos “tienen el deber de velar por su conservación así como la protección de su hábitat”.

La Fundación Oso Pardo explicó que en la Cordillera Cantábrica cohabitan “en buena vecindad” con humanos 130 osos y añadió que las políticas emprendidas por la Generalitat y la Val d´Arán han reducido los conflictos entre animales y humanos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de