Ecologistas en Acción aseguró hoy que España “ha avanzado mucho” en la protección de especies silvestres y espacios naturales pero que, contrariamente a lo que cabía esperar, la naturaleza española está actualmente “más amenazada que nunca”.

Así lo recoge el informe “Valoración del estado de conservación de la naturaleza en el Estado español”, presentado hoy en Barcelona con motivo de la celebración del Congreso Mundial de la Naturaleza en Barcelona. El estudio alerta de que los esfuerzos de protección de la naturaleza están siendo “prácticamente inútiles” ante un modelo de desarrollo en el que las actividades económicas “consumen y degradan los recursos naturales a un ritmo vertiginoso”.

El colectivo ecologista sostiene que las “agresiones más frecuentes” a la naturaleza tienen que ver con el desarrollo de infraestructuras de transporte, el crecimiento urbanístico con grandes complejos de ocio y turismo, proyectos industriales y energéticos, infraestructuras hidráulicas y la intensificación de actividades cinegéticas.

A juicio de la organización, la llegada de la crisis económica ha convertido las políticas ambientales “en algo prescindible” por la “rebaja” del rango administrativo del medio ambiente, al pasar de tener un ministerio a formar parte del de Agricultura.

En este sentido, subraya que el “privilegio” que otorga a España su diversidad ecológica hace “mayor” su responsabilidad en materia ambiental y que, por ello, la biodiversidad se debería contemplar como uno de los “principales activos y prioridades del país”.

España es el estado de la Unión Europea que cuenta con un mayor número de plantas vasculares amenazadas y con un 26 por ciento de vertebrados incluidos en las categorías de “en peligro”, “vulnerables” o “raros”, según datos de la organización

Además, cuenta con 1.600 espacios naturales protegidos, que representan un 11,8 por ciento de la superficie territorial. Sin embargo, Ecologistas en Acción sostiene que de las “agresiones” no se han librado los parques nacionales y, sobre todo, la Red Natura 2000, poniendo como ejemplo el parque de las Tablas de Daimiel o la modificación de la ley de espacios naturales de Murcia.

El colectivo ecologista señaló que de las 602 especies catalogadas como amenazadas, 363 lo están en la categoría de interés especial. A todo ello, añadió “los efectos ya presentes del cambio climático”.

Finalmente, propone al Gobierno medidas urgentes para mejorar la conservación de la naturaleza: incrementar los medios humanos y económicos, agilizar los sistemas de coordinación, facilitar la participación real de las ONG, revisar los proyectos que afectan al medio ambiente y la aprobación y puesta en práctica urgente del Plan Estratégico Estatal del Patrimonio Natural y la Biodiversidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de