Durante el transcurso del acto, el consejero ha destacado la importancia de la recuperación de ejemplares, y en particular de esta especie, en el marco del Programa de Gestión Sostenible del Medio Marino de la Junta de Andalucía y la positiva repercusión del trabajo desempeñado para la conservación de la biodiversidad.

Díaz Trillo ha subrayado que las acciones desarrolladas dentro de este programa, entre ellas la atención a varamientos, están arrojando una información valiosa para adecuar la gestión del medio marino y paliar los efectos del cambio climático en la biodiversidad marina, asegurando también el adecuado desarrollo de las múltiples actividades humanas que encuentran sustento en la costa andaluza.

Para la articulación de estos trabajos de conservación, la Consejería de Medio Ambiente cuenta con el equipo técnico y humano integrado en la Red de Centros de Gestión del Medio Marino (CEGMA), que realiza labores de seguimiento de cetáceos, de localización y control de especies exóticas y seguimiento de praderas de invertebrados marinos amenazados y aves marinas junto a labores de vigilancia y cartografiado, todo ello encaminado a la conservación y desarrollo sostenible del litoral y los fondos marinos andaluces. Asimismo, los voluntarios y las entidades conservacionistas, como el Aula del Mar, llevan a cabo una encomiable labor de colaboración y coordinación con los equipos técnicos de la Junta.

El delfín, soltado tras un mes de recuperación

La cría de delfín listado devuelto al medio marino es un ejemplar hembra que varó en la costa de Torrox (Paraje el Morche) el pasado 20 de septiembre. Cuando se localizó, el animal presentaba un alarmante estado sanitario, por lo que ha sido tratado por personal técnico veterinario para mejorar su salud. Así, tan sólo un mes después de su ingreso en el Aula del Mar, el ejemplar está completamente recuperado y preparado para su liberación al medio natural.

El consejero ha asegurado que la recuperación de un animal de esta especie es un hecho de gran interés para la comunidad de especialistas en la conservación del medio marino, ya que se ha conseguido muy pocas veces. Los pequeños delfínidos (delfín común y delfín listado) son animales que soportan muy mal su permanencia en cautividad, muriendo en la mayoría de los casos debido al estrés que les supone su confinamiento. Según Díaz Trillo, el proceso seguido con este ejemplar supone un avance en el conocimiento de la fisiología de estas especies y, por tanto, avanzar en el conocimiento imprescindible para el diseño de estrategias de conservación de sus poblaciones.

El servicio de atención frente a varamientos comenzó a funcionar en 2007 en el marco del Programa de Gestión Sostenible del Medio Marino. Hasta la fecha se ha atendido durante este año a 352 ejemplares de cetáceos y tortugas marinas, de los cuales 20 ya sea han recuperado y devuelto al medio natural. El pasado año se registraron 117 casos de cetáceos y 80 tortugas marinas. De todos los animales varados, 19 llegaron vivos a las costas andaluzas y ocho fueron ingresados en centros de la Consejería, sumándose a los cinco que permanecían ingresados de años anteriores. El seguimiento sanitario de estos animales varados se saldó en 2009 con 66 necropsias, de cuyos resultados destacan las causas de muerte por captura accidental en las tres especies de delfines (común, listado y mular).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de