Agentes de la Guardia Civil detuvieron en la localidad soriana de Adradas a tres cazadores furtivos que, de noche, abatieron tres corzos y cortaron sus cabezas como trofeos, según informaron a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

Los hechos se produjeron en la madrugada de ayer, cuando los agentes detuvieron a los individuos, a los que se les imputa un delito contra la flora y la fauna, al abatir de noche en un coto de caza tres corzos y posteriormente cortarles las cabezas como trofeos; un delito de tenencia ilícita de armas, al intervenirles un rifle de caza modificado que se encontraba oculto en el habitáculo de un vehículo todo terreno; y un tercer delito de falsificación de documento público, al comprobar que habían sustituido las placas de matrícula de un remolque ligero con el que transportaban un quad.

La actuación policial se inició sobre las 4.00 horas de del sábado, cuando una patrulla identificó a un vehículo todo terreno, un BMW X-3, que salía de un camino terrizo que conduce a un coto de caza, en el kilómetro 172 de la carretera N-111 (Medinaceli-Pamplona), dentro del término municipal de Adradas (Soria).

El vehículo todo terreno arrastraba un remolque ligero que transportaba un quad. Instantes después, tras la oportuna inspección, los agentes de la Guardia Civil localizaron tres cabezas de corzo con indicios de haber sido decapitados de los cuerpos de los animales recientemente y también comprobaron que en el interior del vehículo se encontraban diversos útiles de caza.

Consecuentemente, se procedió a su detención como presuntos autores de un delito contra la flora y la fauna, tipificado en los artículos 334 y 335 del vigente Código Penal.

Posteriormente, se hizo cargo de la continuación de las diligencias y de la oportuna investigación del hecho delictivo la patrulla del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Almazán, quien tras las correspondientes indagaciones pudo determinar que las piezas de caza habían sido abatidas furtivamente en los cotos de caza de Adradas y Ontalvilla (Soria), donde los presuntos autores del delito habían dado muerte a los animales y les habían cortado como trofeo las cabezas y dejado los cuerpos en el terreno cinegético.

En la inspección del vehículo todoterreno los agentes del Seprona localizaron varios habitáculos camuflados, en uno de los cuales se halló un rifle de caza modificado, al que se había acoplado un silenciador.

También encontraron munición, miras telescópicas, dos visores nocturnos, una emisora de radio, transmisores portátiles, un GPS y otros útiles de caza. Todo ello hace presumir que los detenidos eran unos profesionales de la caza furtiva, teniendo en cuenta el material empleado y la preparación y equipación de los vehículos.

Los detenidos son J.I.C.P, de 37 años, vecino Granada; C.A.V, de 34 años, vecino de La Zubia (Granada); y J.M.A, de 39 años, vecino de San Roque (Cádiz). Todos ellos serán puestos a disposición de la autoridad judicial de Almazán junto a las diligencias policiales instruidas por la patrulla del Seprona.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de