Los dos gusanos de menos de dos milímetros de longitud habitan los bosques tropicales de Vietnam: Crassolabium vietnamense fue recogido en los suelos del Parque Nacional Phuoc Binh, en la provincia vietnamita de Ninh Thuan, y Crassolabium aenigmaticum en el Parque Nacional Pu Mat de la provincia Nghe An, también en Vietnam.

“Estos nematodos, que técnicamente pertenecen al filo Nematoda o Nemata, viven en los suelos de áreas naturales de Vietnam y hasta el momento han sido poco estudiados en esa área geográfica”, explica Reyes Peña Santiago, autor principal e investigador del Departamento de Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología de la Universidad de Jaén.

El estudio, que se ha publicado en el Journal of Natural History, ha permitido realizar un análisis nematológico en ciertas áreas naturales de Vietnam. “Analizamos en nuestro laboratorio muestras recolectadas por la doctora Tam Vu con el objetivo de identificar las especies que forman parte de la fauna asociada a estos suelos”, apunta Peña Santiago.

Dos nematodos muy especiales

Crassolabium aenigmaticum, de entre 1,23 y 1,58 milímetros de longitud, presenta “una serie de rasgos poco frecuentes que la hacen bastante particular”, por ejemplo el hecho de que en las formas juveniles la cola es alargada. En los individuos adultos, es corta y redondeada.

“Pero lo más sorprendente es la combinación de características que han complicado su identificación”, destaca el científico. La especie se parece a otras como C. garhwaliense, o C. goaense, también asiáticas y conocidas sólo de la India. Sin embargo, se diferencia de ellas por su mayor tamaño y, sobre todo, en caracteres relevantes de su sistema reproductor. Esta intrigante filiación le ha valido su nombre científico.

Crassolabium vietnamense, de entre 1,55 y 1,88 milímetros, se distingue de otras especies similares porque todos los individuos examinados presentan una especie de "tapón", “formado por un material de naturaleza desconocida”, que cubre las principales orificios del cuerpo, como son la vulva y el ano.

Además, sus machos carecen de hiato, es decir un espacio desprovisto de papilas genitales en posición anterior a la abertura cloacal, “un rasgo muy inusual en este tipo de nematodos”, puntualiza Peña Santiago. En este aspecto se parece al género Sphaeroamphis, pero no encaja con el patrón general de este grupo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de