Han publicado dos trabajos en las revistas Continental Shelf Research y Biogeosciences en los que se cuantifica la distribución y densidad de varias especies de corales de aguas frías y especies asociadas en los arrecifes de la costa Noruega y dos cañones submarinosdel Golfo de León en el MediterráneoEl uso del submarino JAGO, propiedad del Leibniz Institute of Marine Sciences (IFMGEOMAR), y del ROV Super Achille en los arrecifes de corales profundos noruegos y en dos cañones submarinos del Golfo de León en el Mediterráneo, ha permitido avanzar en el conocimiento de la presencia de estas comunidades así como en la cuantificación de las densidades de las especies que las componen. Ambos trabajos aplican técnicas de estadística espacial, aplicada clásicamente en ecosistemas terrestres, y que permiten conocer con detalle los patrones de distribución espacial de las principales especies de corales, así como de las especies asociadas.

Las campañas se realizaron, en el caso de los arrecifes noruegos, a bordo del buque oceanográfico Polarstern, mientras que las realizadas en el Golfo de León se llevaron a cabo a bordo de los buques García del Cid en el Cañón de Cap de Creus y Minibex en el Cañon de Lacaze-Duthiers. Las misiones a bordo del García del Cid, contaron con la participación de la investigadora del Centro Oceanográfico de Baleares del Instituto Español de Oceanografía (IEO), Covadonga Orejas.

Los dos trabajos presentan los diferentes tipos de comunidades que forman los corales de profundidad en diferentes latitudes y topografías submarinas, mostrando la gran abundancia de éstas en la plataforma continental noruega y la, en general, escasa presencia de las mismas en los cañones mediterráneos, con excepciones como laselevadas abundancias de Madrepora oculata en algunos enclaves del cañón del Cap de Creus y de Lophelia pertusa en el cañón de Lacaze-Duthiers. Los estudios realizados en tres arrecifes de Noruega muestran la correlación entre la presencia de arrecifes de corales de aguas frías y algunas especies o grupos de especies, como es el caso de la esponja Mycale lingua, íntimamente ligada a la presencia de L. pertusa, o las principales especies de peces, más abundantes en presencia de corales que no en su ausencia. Este último aspecto es destacable pues muestra de forma cuantitativa la relación entre la presencia de corales y la abundancia de peces, mostrando el papel protector, de refugio y probablemente de lugar en que se alimentan, dadas las elevadas concentraciones de zooplancton que se han podido observar entre las ramas de los corales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de