Esta herramienta incluye información detallada sobre casi 100 especies de pescado y de marisco provenientes de más de 400 pesquerías de todo el mundo. Además de la edición en papel, impresa en formato de bolsillo, la guía ya está disponible en internet en www.guiadepescado.com, una página web diseñada especialmente para su consulta desde dispositivos móviles.

   
La guía, elaborada con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del MAGRAMA, responde a tres preguntas que todo consumidor responsable debe hacerse al realizar su compra en la pescadería: qué especie va a consumir, cómo ha sido capturada, y dónde ha sido pescada. Dependiendo de esos factores, en la guía pueden encontrarse tres colores: verde (consumo recomendado), amarillo (consumo con moderación) o rojo (consumo no recomendado).
 
“Al contrario que la primera guía publicada por WWF España en 2008, esta incluye especies de todo el mundo. Además es una herramienta de sensibilización, un termómetro del estado de los caladeros que con el trabajo de todos debe reflejar la mejora de las poblaciones y gestión en los próximos años”, ha declarado durante la presentación el Secretario General de WWF, Juan Carlos del Olmo.  

Estas recomendaciones están basadas en los principios del sello de sostenibilidad MSC, una garantía de buenas prácticas pesqueras. Así, no sólo se analiza la situación de las poblaciones de peces: también el impacto ecológico de la actividad pesquera, y si existe un modelo de gestión adecuado y transparente en la pesquería. Se realizan tomando como referencia las evaluaciones científicas anuales, datos que irá actualizando la versión digital de la guía.
 
Los consumidores tienen un papel fundamental para la mejora del estado de los mares y los recursos pesqueros. Aunque se está progresando en la conservación de los recursos y la concienciación del sector, por ejemplo, ahora el 39% de los stocks atlánticos evaluados están sobreexplotados, frente al 95% en el año 2005 aún queda mucho por hacer. En el Mediterráneo, el 88% de los stocks evaluados siguen sobreexplotados.
 
Con la guía presentada, WWF pretende ofrecer toda la información necesaria para hacer una compra responsable con el medio marino, y favorecer a aquellos pescadores, mariscadores, acuicultores, conserveros o importadores que realizan su labor de una manera más sostenible.
 
“Para poder utilizar la guía plenamente, la cadena de distribución y venta debe asegurar la trazabilidad de los productos, y ofrecer información precisa sobre la pesquería. Tener acceso a esta información con transparencia es un derecho de cualquier consumidor. Con la reforma de la Organización Común de Mercados tenemos la oportunidad de establecer una política de etiquetado que cubra las notables carencias actuales”, ha asegurado Del Olmo.
 
La situación en España es mejor que hace algunos años: ya hay disponibles 300 productos con la etiqueta MSC, 10 cadenas de supermercados que los distribuyen y 50 empresas acreditadas para comercializarlos. Hay distribuidores que han dado un paso más allá, como Eroski, que desde hace varios años trabaja con WWF para establecer una política de responsabilidad de sus productos pesqueros. Aun así, todavía estamos lejos de otros países europeos, como Alemania, dónde cerca del 50% de los pescados y mariscos vendidos cuentan con el sello de sostenibilidad MSC.
 
Tras la presentación de la guía, los asistentes han podido degustar productos de dos de las primeras pesquerías en obtener la etiqueta MSC en España: navajas de la Ría de Pontevedra, de la Cofradía de pescadores San Martiño de Bueu, y almejas de la Ría de Arousa, de la Cooperativa Gallega Ría de Arousa. Los mariscos sostenibles se han acompañado con un vino blanco ecológico tapado con corcho FSC del proyecto “Un brindis por la tierra”: el Ocnos 2011 de la bodega Colonias de Galeón.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de