Por su parte, la consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha, María Luisa Soriano, ha avanzado que la Junta de Comunidades está trabajando para tratar de implantar una licencia única de caza con comunidades autónomas limítrofes y, con ello, el turismo cinegético en Castilla-La Mancha.
 
La consejera ha explicado que este es un nuevo paso a favor de la actividad cinegética, tras la simplificación de los trámites que se ha puesto en marcha desde el 1 de octubre, que agiliza la expedición de las licencias de caza y reduce la burocracia.
 
Ahora la Junta quiere avanzar en esa senda, para lo que está contactando con gobiernos de comunidades limítrofes de cara a intentar convalidar las licencias y que los cazadores no tengan que solicitar una para cada región. Por el momento, las conversaciones están avanzadas con Extremadura y Castilla y León.
 
Con ello se pretende apoyar a los más de 5.000 cotos de caza de Castilla-La Mancha, para los que será más fácil recibir a cazadores de otras comunidades, lo que redundará en beneficio de los propios cotos y de la hostelería, restauración y comercios de la zona.
 
La consejera ha recordado que la caza genera unos 600 millones de euros al año en la región, crea riqueza y empleo, "especialmente en las zonas rurales, donde hay menos alternativas empresariales".

Extremadura

En Extremadura, el consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, José Antonio Echávarri, aprovechará la próxima Conferencia Sectorial de Medio Ambiente para impulsar un acuerdo entre los consejeros de todas las comunidades autónomas con el objetivo de avanzar en la aprobación de una licencia única de caza.

José Antonio Echávarri, impulsor de esta iniciativa para retomar un proyecto que estaba paralizado en los últimos años, ya ha mantenido contactos previos con varios de los consejeros autonómicos, con los que ha coincidido en la necesidad de dar nuevos pasos hacia la licencia única.

Desde la Dirección General de Medio Ambiente de Extremadura se ha realizado un estudio con las diversas alternativas que pueden utilizarse, informe que se pondrá sobre la mesa en la Conferencia Sectorial del lunes. Además, el consejero ha planteado que en caso de no existir un consenso total, podría avanzarse en convenios entre las autonomías que estuviesen a favor del proyecto, de forma que las licencias tendrían validez en las regiones firmantes.

El objetivo último de la licencia única es el de reducir la burocracia en el sector cinegético, al tiempo que se facilita la movilidad de los cazadores. En el caso concreto de Extremadura, hay que tener en cuenta que uno de cada cuatro licencias de caza corresponden a personas de fuera de la comunidad, ya sea de otras regiones o del extranjero. La simplificación burocrática es, asimismo, uno de los objetivos prioritarios que se ha marcado la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía para esta legislatura.

De hecho, en el nuevo reglamento de la gestión cinegética y el ejercicio de la caza de Extremadura, en vigor desde el 1 de junio, ya se prevé un mecanismo para que cazadores de otras comunidades puedan participar en acciones cinegéticas en Extremadura con el único requisito de que estén tutelados por organizaciones profesionales de caza.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de