El género Tyrrhenoleuctra ocupa medios de agua dulce temporales, pudiendo llegar en ocasiones hasta el nivel del mar. Aunque según los autores del estudio “es algo inusual” pues necesitan de aguas muy oxigenadas, encontrándose principalmente en el curso alto y medio de montaña. El ámbito de estudio del proyecto se extendía desde el norte de África, Península Ibérica, Islas Baleares, Córcega y Cerdeña.

Es una nueva especie

“Uno de los resultados hallados y publicados en nuestros estudios es que la población de Tyrrhenoleuctra de las islas Baleares constituye un taxón claramente diferenciado y que requiere el reconocimiento de su estatus como especie independiente”, según declara José Manuel Tierno de Figueroa, coautor del estudio junto a Romolo Fochetti.

A través de estudios de electroforesis enzimática y secuenciación de fragmentos de ADN mitocondrial se ha realizado la descripción científica con caracteres bioquímicos y moleculares respectivamente.

Más iberomagrebí que sardocorso

Por lo cual los investigadores Tiernos de Figueroa y Fochetti destacan la diferenciación genética del insecto que según declaran: “tiene un mayor parentesco con el contingente Iberomagrebí que con el sardocorso”, al mismo tiempo que declaran que: “la tasa de evolución molecular es considerablemente más lenta que la de otros insectos” que tiene una distribución geográfica similar.

Por su dedicación

El nombre que recibe esta nueva especie, Tyrrhenoleuctra antoninoi, se debe al inesperado fallecimiento de Antonio Sánchez-Ortega, fallecido en 2002, y que dedico gran parte de su vida a estudiar estos insectos en la Península Ibérica.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de