Esta semana ha tenido lugar en la sede de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) la reunión del Comité Permanente de Investigación y Estadísticas (SCRS). Durante estas sesiones se han llevado a cabo evaluaciones actualizadas de la situación de atún rojo en el Atlántico y Mediterráneo, dos años después de la entrada en vigor del Plan de Recuperación para esta especie, teniendo en cuenta los datos disponibles más recientes de captura y esfuerzo pesquero.

Este plan, adoptado en 2006, se fijó inicialmente con el objetivo de frenar el declive de la población de atún rojo en el mar Mediterráneo y Atlántico oriental. Sin embargo, el Comité, tras evaluar los efectos potenciales del plan y la aplicación del mismo durante las dos últimas campañas de pesca, ha concluido que la mortalidad por pesca actual sigue siendo demasiado elevada (más del triple de lo que se estima sostenible) y la biomasa del stock reproductor es demasiado baja (alrededor de un 36% por debajo de los niveles necesarios para asegurar la sostenibilidad) para ser coherentes con los objetivos del Convenio. Esta combinación produce un elevado riesgo de colapso de las pesquerías y el stock.

Xavier Pastor, Director de Oceana en Europa, ha declarado: “Es significativo que el Comité considere que, a menos que se reduzcan sustancialmente las capturas en un futuro cercano, se tenderá a una mayor reducción del stock y aumentará el riesgo de que se produzca un colapso de las pesquerías y el stock ”

Durante la reunión, también se ha resaltado la infradeclaración de las capturas de atún rojo por parte de las partes contratantes del acuerdo, así como el elevado porcentaje de capturas ilegales. Según las estimaciones del Comité, la captura total de 2007 ascendió a 61.000 t, cuando la cuota acordada para ese año fue de 29.500, es decir, en 2007 se capturó ilegalmente un 51% de las capturas reales de atún, y casi cuatro veces más de lo recomendado por los científicos. El Comité ha recalcado la necesidad de reducir las capturas de esta especie como única vía para alcanzar los niveles de sostenibilidad.

El Plan de Recuperación del atún rojo será revisado en la próxima reunión plenaria de ICCAT, que tendrá lugar en noviembre. ”Los científicos han dejado clara cual es la situación; ahora es necesario que la Comisión y los Estados implicados en la explotación del atún rojo actúen para frenar el declive y evitar el colapso. Oceana tiene una visión clara al respecto, en 2009 urge adoptar medidas drásticas como el cierre de la pesquería en el Mediterráneo durante los meses de reproducción del atún rojo”, concluye Xavier Pastor.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de